Lugares turísticos no recomendados

Sitios derruidos y con historias negras que no te aconsejamos visitar.

Los lugares que te vamos a señalar en esta nota llevan en su historia manchas negras como guerras o batallas que dejaron el lugar derruido y vacíos de sentido. Sin dudas no son aconsejables para hacer turismo, salvo que te gusten las historias escalofriantes. Mirá:

 

Beltiche, España: fue el escenario de una de las batallas de la guerra civil. El entonces dictador Franco decidió no reconstruirlo a modo de lección para los vencidos pero obligó a los prisioneros de guerra a crear un pueblo nuevo con el mismo nombre. Los habitantes abandonaron el lugar en la década del 60 aunque hoy se pueden hacer visitas guiadas.

 

Isla de las muñecas, México: fue el hogar de Julián Santana Barrera, un eremita que vivió aislado entre los canales del barrio chilango de Xochimilco. Según se dice, encontró una nena ahogada y desde ahí se encargó de colgar muñecas para que calmen su espíritu. En 2001 Barrera fue encontrado ahogado en el mismo lugar donde se supone que encontró a la niña. Desde ese momento, los visitantes acercan muñecas para sumar a la colección.

 

Isla de Hashima, Japón: fue una estación minera que hoy está abandonada  por lo que hoy es un montón de edificios de cemento. Desde 1974 está desocupada porque los habitantes entendieron que era muy difícil vivir allí.

 

Pripiat, Ucrania: fue abandonada después del desastre de Chernobil de 1986. Hoy en día representa la desconfianza de la población hacia el gobierno. Por la fuerza de la tragedia, los relojes se detuvieron asique el lugar parece parado en el tiempo. Lo más raro de la ciudad es el parque de atracciones, totalmente vacío.

 

Oradour-sur-Glane, Francia: la masacre nazi eliminó a casi toda la población en 1944 y desde entonces el lugar está intacto. Durante esa época murieron alrededor de 642 personas. El general Charles de Gaulle impuso que el lugar debía quedarse como estaba para recordar la crueldad de la ocupación nazi. Es muy habitual el turismo en la zona pero nadie se anima a pasear por allí de noche ya que creencias populares señalan que los espíritus de los fallecidos están vagando por el lugar.