Partes de tu casa que sí o sí deberías revisar si tenés hijos pequeños.

No todas las casas están preparadas para los niños. A medida que van creciendo se tienen que ir tomando ciertas precauciones a fin de promover su seguridad en casa.

Es fundamental implementar algunas medidas para evitar que los niños se lastimen cuando empiezan a gatear, caminar y correr.

Hay elementos de la casa a revisar en general como:

Electricidad

En la mayoría de las casas, las tomas eléctricas se encuentran a la altura perfecta para atraer a los bebés que gatean y a los niños pequeños. Es importante elegir protectores para taparlas.

También, esconder los cables detrás de los muebles, o usar protectores especiales para cubrirlos.

Además de mantener los secadores de pelo, tostadoras y otros aparatos eléctricos pequeños desconectados y fuera del alcance de los chicos.

Objetos

Los bebés mayores de 8 meses son muy curiosos y observan con mucha atención lo que hacen los adultos a su alrededor.

Es de vital importancia mantener los aparatos eléctricos, objetos filosos y herramientas fuera de su alcance. Los bebés a menudo se envenenan o lesionan con pastillas, biromes, lápices labiales y otros artículos que hay que mantener fuera de su alcance.

 

Redes de seguridad

Las rejas o redes de seguridad son muy importantes, ya que ayudaran a mantener a los niños fuera de peligro.

En escaleras, deben instalarse tanto abajo como arriba, y también se pueden poner en las áreas del hogar que no son seguras para un bebé.

En el baño

Un bebé se puede ahogar en 5 centímetros de agua, así que las bañeras y los inodoros resultan ser peligros potenciales.

Existen algunos objetos sencillos para mantener a un bebé seguro, como los juguetes para la bañera que indican cuando el agua está demasiado caliente, o las trabas que evitan que abran la tapa de los inodoros.

Además, será útil dentro del baño contar con un protector blando para el caño de agua de la bañadera, como así también para las llaves de paso, y un soporte a su medida para introducir al bebé en la bañadera y minimizar riesgos.

Y jamás olvidar colocar en el suelo de la bañadera una alfombra antideslizante.

En la cocina

La cocina no es un lugar muy seguro para los bebés y niños pequeños. Muchas cosas pueden ser peligrosas; desde un horno caliente hasta los productos de limpieza que suelen guardarse bajo el lavaplatos.

Ahora existen muchos elementos que pueden reducir el riesgo de lesiones. Están los seguros para los cajones, así como pantallas protectoras para hornos. Es imprescindible además en este sector de la casa, asegurarse siempre de que los mangos de sartenes y cacerolas no estén salidos hacia afuera.

– El lavarropas debe disponer de sistema de apertura retardada (que impide que se abra mientras está en marcha). Y cuando no esté en funcionamiento, la puerta debe estar siempre cerrada.

– La plancha, aunque no esté enchufada, debe estar siempre fuera del alcance de los niños.

Algunas otras medidas de seguridad

– Eliminar el acceso a las ventanas. No poner en su proximidad sillas o muebles que permitan a los niños asomarse a ellas.

– En los balcones, las barandas deben ser altas y la distancia entre los barrotes pequeña. De no ser así, será necesario instalar una red protectora.

– Cubrir las esquinas de los muebles con protectores acolchados.

– Colocar antideslizantes debajo de las alfombras.

– Cerciorarse de que los juguetes sean los adecuados para la edad de los niños y no contengan piezas pequeñas con las que se puedan ahogar.

– Utilizar topes y protectores en puertas para impedir que éstas se cierren completamente y atrapen los dedos de los niños.

– Con las bolsas de plástico también hay que tener precauciones. Los niños pequeños pueden asfixiarse si meten la cabeza dentro de ellas.

– Los productos peligrosos, así como los medicamentos, deben estar fuera del alcance, en armarios con cierre de seguridad.

-Instalar rejas de seguridad también frente a las chimeneas siempre que esté encendido el fuego.

-Si la chimenea es de gas, mantener la llave fuera del alcance del niño.

-En caso de tener pileta, instalar a su alrededor una cerca con una puerta que se cierre y se asegure automáticamente.

-Vaciar siempre las piletas de lona y guardarlas en posición vertical después de usarlas.

-En los ventanales, poner calcomanías o adhesivos de colores para hacerlos más visibles y prevenir golpes.

 

Ya se sabe que es mucho más simple prevenir que curar, así que, ¡a empezar cada rincón!

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s