¿Quién maneja mejor, ellas o ellos?

¿Existe verdaderamente una diferencia de capacidad al volante entre los géneros?

 

Quiénes producen más accidentes y por qué son menos las mujeres con registro, te lo contamos en este artículo.

 

Según datos de un informe de CESVI (Centro de Experimentación y Seguridad Vial), en relación a accidentes de tránsito, en los siniestros con participación de conductores de ambos sexos, la responsabilidad de los hombres es del 52 por ciento y del 48 por ciento de mujeres. A su vez, los conductores masculinos participan en más del 75 por ciento de los siniestros, mientras que las mujeres en el 24 por ciento.

Sin embargo, este último dato está estrechamente relacionado con la cantidad de conductores de ambos sexos que hay en el país. Según datos de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, correspondientes a 2015, hasta agosto de ese año se expidieron 1.825.025 licencias de conducir en todo el país. De las cuales 27 por ciento fueron femeninas y 73 por ciento, masculinas.

Por eso, aunque manejar bien o mal no es un tema de género, a veces el aprendizaje está relacionado a la historia familiar de cada persona, especialmente en el caso de las mujeres, donde el auto es “cosa de hombres” y el miedo invade las ganas de aprender a manejar.

 

No obstante, sí existen algunos datos comparativos. En los cursos de conducción segura que dicta CESVI se evaluó la habilidad conductiva de hombres y mujeres y, en esta oportunidad, la balanza se inclinó para los hombres. Técnicamente hablando, la mayoría de las mujeres manifiestan una menor habilidad respecto al hombre, tanto en la coordinación de brazos y piernas en el slalom de baja y alta velocidad, así como con el slalom marcha atrás con el uso de los espejos retrovisores.

Pero, por otra parte, ellas le dedican un 20 por ciento más de tiempo al aprendizaje de las maniobras. Las mujeres por lo general son más precavidas porque son más empáticas y están alerta a todo lo que las rodea en las calles: peatones, ciclistas, motos, transporte público. Esto hace que respeten más las normas de tránsito.

Esto explica por qué en la prueba de simulación de CESVI sólo el 10 por ciento de ellas superaron la velocidad de consigna, mientras que el 40 por ciento de los hombres incrementó las velocidades máximas exigidas

Cada vez que una mujer se sienta en el asiento de conductor de un auto, el prejuicio sigue presente. Pero, según indican los expertos, en general se explica por una diferencia de aprendizaje y de crianza.

Como toda actividad, hay mujeres que manejan bien y otras que no lo hacen tan bien. Lo mismo pasa con los hombres. En ambos casos lo mejor es contar con un buen seguro para tu auto.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s