Cómo protegerte ante los métodos más usados para robarte la cuenta de Google

Según Google, más de un 15% de los usuarios de Internet han denunciado haber experimentado el robo de sus cuentas de email o de sus redes sociales.

Descubrieron que los hackers usan principalmente tres técnicas, que suponen un riesgo para todos los servicios de cuentas online, y no sólo para los de su empresa.

Te contamos cuáles son:

Phishing

Este térmico informático proviene del vocablo inglés que en español se traduce como “pescar” y se refiere al robo de identidad por parte de los estafadores para obtener datos personales de los usuarios.

El objetivo puede variar desde nombres de usuario y contraseñas, hasta datos bancarios y cuentas de acceso a otros servicios en línea.

Los “pescadores” acceden a la información usando mensajes falsos como “cebo” para sus víctimas, haciéndose pasar por otras personas o entidades a través de email, mensajes o llamadas telefónicas.

Una contraseña no es suficiente para acceder a Google, por eso hackers más sofisticados trataron de recabar datos sensibles que podríamos preguntar para verificar la autenticidad del usuario, como la dirección IP y localización, el número de teléfono o el modelo del dispositivo.

 

Keyloggers

La segunda amenaza son los keyloggers, un tipo de programas que permiten registrar cada tecleo que realizamos en la computadora o todo lo que vemos a través de la pantalla y lo envían a un servidor externo.

Este tipo de estafa digital ocurre con frecuencia en lugares de conexión pública, como cibercafés. Suele formar parte de infecciones mayores a través de malware (programas maliciosos).

Gracias a este programa, los delincuentes pueden robar un gran volumen de información confidencial sin que la víctima se percate de ello.

Los delincuentes informáticos distribuyen estos programas a través de gusanos informáticos y otro tipo de troyanos (virus informáticos).

Una señal sencilla para detectar este tipo de infecciones es cuando al teclear observamos una doble tilde (´´).

 

Brechas de seguridad

La tercera vía que usan los hackers son, según Google, las brechas de seguridad en servicios de terceros. En esos casos, los ciberdelincuentes roban las bases de datos de una empresa.

Y concluyeron que el 7% de las víctimas de este tipo de robo de datos corrían el riesgo de que los ciberdelincuentes ingresaran en su cuenta de Google a través de este sistema.

¿Cómo protegerte?

Los especialistas de seguridad de Google monitorean los intentos sospechosos de accesos a la cuenta desde otros dispositivos o ubicaciones diferentes de las habituales. Cuando eso ocurre, envían un mensaje para “verifiques” si es uno el que intenta acceder. Esto permite la “verificación en dos pasos”, que reforzaría la seguridad.

Otra opción es denunciar las cuentas sospechosas a través de Gmail para prevenir más daños.

También podés usar una herramienta de Chrome; Smart Lock, para gestionar las contraseñas.

Finalmente, y muy recomendable, podés entrar en el sitio web de Google donde dice “Revisión de seguridad” y hacer todos los seteos pertinentes.