Consejos para elegir juguetes adecuados para los más chicos

Precio, marketing, moda. Como cualquier otro producto, la elección de un juguete se rige por múltiples variables. Sin embargo, un aspecto fundamental que no siempre es tenido en cuenta es la seguridad. ¿Qué hay que considerar?

Acá compartimos algunas recomendaciones que abarcan desde indicios en el packaging, hasta el lugar donde se adquiere el juguete:

-Las indicaciones de uso y advertencias deben estar redactadas con claridad y en español, independientemente que el producto sea importado.

-En el empaque del juguete debe figurar un sello diferencial si es que no son aptos para menores de tres años. Detalle importante, dado que podrían llegar a contener piezas pequeñas, que el niño podría llegar a tragar provocando riesgo de asfixia.

-En caso de ser un aparato eléctrico, el juguete debe llevar un sello de seguridad y la electricidad no podrá exceder los 24 voltios.

-Además, los productos no pueden contener la sustancia llamada ftalato, que reacciona con la saliva de bebés y está prohibida por su alto grado de toxicidad. Si es un juguete para ser llevado a la boca, debe estar explícitamente rotulado: “Fabricado sin Ftalato como plastificante”.
– Evitar los juguetes que emiten sonidos estridentes que puedan producir daños al oído.
-Si funciona a pilas, que la tapa del porta pilas se asegure con un tornillo.
-Todos los productos deben ser sometidos a ensayos en laboratorios autorizados y certificados ante entidades oficialmente reconocidas y también habilitadas, lo que permite imprimir el sello de seguridad.

-El riesgo de comprar un juguete comercializado en la vía pública es que generalmente no ofrecen garantía ni de calidad ni de seguridad y puede significar un riesgo para los niños.

Para tener en cuenta, el proceso de certificación se lleva a cabo a través de testeos en laboratorios de cada juguete que debe ser comercializado, el cual es sometido a evaluaciones físicas, toxicológicas, acústicas, de inflamabilidad y de posibles desprendimientos de pequeños componentes, además de ensayos de seguridad eléctrica (cuando usa pilas).

 

IRAM también verifica el cumplimiento de las exigencias del Ministerio de Salud de la Nación, certificando la concentración de plastificantes (ftalatos) en juguetes y artículos usualmente utilizados por los niños, según las Resoluciones N° 2/2011 y N° 583/2008.

 

Y lo más importante para los papás: no olvidar que no deben dejar la diversión y la estimulación exclusivamente a los juguetes. Además de que los niños deben jugar siempre bajo la supervisión de un adulto.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s