¿Es eficaz la intuición?

Recurrir al pensamiento inconsciente intuitivo nos saca de problemas muchas veces. Y contra lo que se piensa, la intuición no es opuesta a la razón.

La intuición reside en el núcleo caudado del cerebro. Es una estructura que forma parte del ganglio basal, una región del encéfalo bastante primitiva y responsable del aprendizaje y de los hábitos. Nos permite responder a un problema o tomar decisiones sin que participe el pensamiento consciente. O lo que es lo mismo, utilizar una especie de inteligencia automática y veloz en aquellos ámbitos donde tenemos mucha experiencia. Tan rápida que, según revelan imágenes obtenidas con resonancia magnética, las decisiones intuitivas se toman siete segundos antes de que nos hagamos conscientes y las ejecutemos. Aunque, aparentemente, todo esto ocurre sin esfuerzo aparente, la realidad es que hay muchas neuronas y estructuras cognitivas complejas implicadas en esta clase de pensamiento. Eso sí, trabajan a un nivel inconsciente. Y por eso tenemos la sensación de que nuestras corazonadas salen de la nada.

Y en contra de lo que a veces se piensa, la intuición no es opuesta a la inteligencia racional. Actualmente, se acepta que existen dos sistemas cognitivos en el cerebro. Uno es guiado, controlado, reglado, necesita que intervenga la razón y exige un esfuerzo mental. El otro se basa en la percepción, la intuición y las emociones, y ocurre a nivel inconsciente. El primero es lento, el segundo, rápido. Y ambos nos pueden llevar a conclusiones inteligentes.

Asimismo, la intuición también está vinculada al sentido de la ética. Según investigaciones recientes, quienes deciden de forma intuitiva, mienten y engañan menos que los individuos más racionales. Es decir, son más honestos.

De hecho, tomamos decisiones más acertadas usando la intuición que recurriendo a la lógica, dice Marius Usher, de la Universidad de Tel Aviv (Israel). En sus experimentos ha detectado que el llamado sexto sentido acierta en un 90 % de las ocasiones.

Las decisiones analíticas son más lentas pero más acertadas, cuando hay que dividir una cuestión en varias partes, como al resolver un problema matemático. A la intuición le sale muy bien encontrar rápidamente patrones y ofrecer visiones más macro de algún aspecto, problema o situación. Y funciona, por ejemplo, cuando un bombero se deja llevar por su olfato para tomar decisiones en mitad de un incendio.

Por eso, contá siempre con ella, y con un buen seguro para hogar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s