¿Qué auto ecológico comprar: eléctrico, híbrido o GLP?

Descubrí las ventajas e inconvenientes de estos tres sistemas de propulsión alternativos al gasoil y la nafta.

GPL

Ventajas

Por su bajo nivel de emisiones, contribuiremos a reducir el nivel de emisiones contaminantes en las grandes ciudades.

Hace la mitad de ruido que un coche de fuel, por lo que disminuimos la contaminación ambiental.

El coche tiene menores costos de mantenimiento respecto a un motor de, ya que su bajo nivel de vibraciones duplica la vida del motor debido al menor desgaste de los pistones. Además no deja restos de carbonilla que ensucien el aceite.

Respecto al diésel, al ser un motor con menos elementos complejos, presenta menos averías y cuando las presenta, su resolución es muy barata.

Desventajas

El primer inconveniente de un coche propulsado por GLP es el costo de su amortización, ya que su precio se encarece (por ejemplo, en Europa) entre 1.500 y 2.000 euros respecto a un motor de gasolina o diésel.

Por otro lado, el volumen del depósito implica tomar un espacio adicional en el auto que normalmente está destinado a la rueda de auxilio o el baúl, por lo que perdemos espacio de almacenamiento.

En cuanto al motor, su menor lubricación puede tener como consecuencia que las válvulas sufran más que en un motor de fuel.

Todavía son pocas las estaciones de servicio que ofrecen su suministro y su número decrece lentamente a medida que nos alejamos de los núcleos de población grandes o medianos.

También presenta un 5% de pérdida de potencia respecto a un coche con motor de gasolina, así como un 10% más de consumo.

Auto eléctrico

Ventajas

Se prescinde completamente de los combustibles fósiles, con lo que descartamos el problema de las emisiones contaminantes y las partículas PM 2.5 y otras, consideradas cancerígenas. Es decir que, contribuimos muy positivamente a eliminar la contaminación de las grandes ciudades.

El costo de 100 kilómetros (en Europa), es aproximadamente de un euro, con lo que queda claro que el ahorro es muy notable en cuanto a combustible, en este caso fuente de energía.

Podés cargar la batería casi en cualquier enchufe, al menos en los modelos más modernos del mercado.

No experimenta pérdida de potencia.

La autonomía de las baterías actuales es muy superior a las primeras, pudiendo algunos modelos cubrir tantos kilómetros como un motor de gasolina con un depósito considerable.

Su ausencia casi total de vibraciones y de piezas complejas del motor, hacen que la duración del vehículo en sí pueda ser casi eterna, salvo desgastes de ruedas o golpes.

Desventajas

La batería sí sufre desgaste en función de su uso y limita su duración óptima a unos diez años más o menos, al cabo de los cuales comenzará a perder capacidad de carga y al final habrá que cambiarla.

El tiempo de carga es largo -unas cuatro horas- salvo en los tótems de la calle, que no abundan por el momento en los núcleos grandes y son inexistentes en las afueras.

Existen pocos talleres especializados y aunque las averías sean mucho menores, siempre conviene contar con uno cerca.

La reducción de la huella de CO2 no es absoluta, debido a que no podemos controlar la procedencia de la energía eléctrica que consumimos.

Auto híbrido

El coche híbrido, o vehículo eléctrico híbrido, es una modalidad de automóvil que utiliza alternativamente una batería eléctrica y un motor de combustión. La característica esencial es que la energía cinética que provoca el motor de combustión también alimenta la batería cuando frenamos, de modo que se puede reducir sustancialmente el consumo de combustible combinando ambos sistemas, sobre todo en trayectos urbanos, que son los que disparan el consumo y la contaminación.

Ventajas

Se trata de un modelo con un recorrido ya considerable y una buena implantación a nivel mundial, con lo que tecnológicamente está maduro.

Su consumo en tráfico denso disminuye considerablemente, así como sus emisiones; es por ello que es uno de los sistemas favoritos de los taxistas en Europa.

Su autonomía crece respecto a un auto a nafta tradicional, debido al alterne con la batería eléctrica, aunque no de una manera exponencial.

La batería no necesita ser recargada en un punto de alimentación, aunque también puede hacerse en el caso de los enchufables.

Desventajas

Son coches bastante más caros que los de motor de combustión normal, debido a su desarrollo específico.

Su peso al contener dos motores es más elevado, por lo que se necesita más energía para desplazarlos y por tanto consumen más por kilómetro.

La complejidad del sistema dificulta las revisiones y muchas veces obliga a depender del concesionario, que no son baratos. Es un buen coche para profesionales pero no para uso ocasional, al menos desde el punto de vista económico.

Al igual que en los eléctricos, el punto débil está en la duración de la batería, que es decadente.

A pesar del ahorro, no salimos del ciclo de los combustibles fósiles y a lo largo de su vida útil se considera que incluso pueden ser mayores emisores de CO2 que los motores de combustión clásicos.

¿Ya decidiste cuál te convendría más? Mientras tanto, asegurá el vehículo que ya tenés con nosotros.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s