Ocho consejos para salir a correr en invierno

Aunque tengas experiencia corriendo, hacer ejercicio a temperaturas muy bajas puede suponer nuevos desafíos.

Fuente: gentleman´s journal

Correr en invierno requiere algo más de preparación que simplemente atarte las zapas y salir de casa. Es necesario planificar con cuidado la preparación y la ejecución. Seguí estos consejos de expertos del fitness si quieres correr en invierno y salir airoso:

1.- Mantenete hidratado

Es obvio que hay que llevar agua cuando vas a correr en los meses más calurosos, pero cuando hace frío, puede que no te des cuenta de que te estás deshidratando hasta que ya sea tarde.

“Al hacer ejercicio en un día frío, no parece que sudás tanto como en los meses calurosos. Es fácil deshidratarnos en invierno porque no nos damos cuenta de que estamos perdiendo la misma cantidad de agua”, advierte Katie Barrett, instructora de fitness y corredora de seis maratones.

2.- Elegí indumentaria adecuada

Cuando corras en temperaturas muy frías, cubrite tantas partes del cuerpo como puedas, pero escogé tejidos adecuados que dejen transpirar la humedad para evitar que el cuerpo se sobrecaliente. Brad Lupton, miembro del equipo nacional estadounidense de triatlón, aconseja vestirse como si hiciera entre 6 y 8 grados más de los que hace en realidad.

“Interesa tener un poco de fresco al empezar, porque entrarás en calor rápidamente. ¡Y no te olvides de los guantes!”, comenta.

3.- Prepara un buen fondo de armario

Es importante ir rellenando el armario con las prendas esenciales para estar cómodo y no pasar frío al correr, señala Christine Nienstedt, cofundadora de Nuu Muu, una empresa de ropa ecológica que vende camisetas e indumentaria para corredores.

Nienstedt recomienda, por ejemplo, ponerse varios tipos de camisetas. También podés probar con una bufanda, que puede usarse como capa de abrigo para el cuello, la cara y los labios, como cinta para el sudor o como paño.

4.- Mirá bien dónde pisás

Uno de los mayores peligros de correr en invierno, es caerse. Podés perder el equilibrio y tener un accidente cuando los caminos están resbaladizos por lluvia, granizo, humedad, o nieve, depende dónde corras.

“La clave es prestar mucha atención al lugar en el que apoyas los pies. La mayoría de las ocasiones, una caída se produce por correr en invierno muy rápido sin prestar atención o al hacer un giro”, explica Kyle Kranz, entrenador online para corredores. Él aconseja a sus clientes que frenen hasta detenerse casi por completo antes de tomar curvas muy pronunciadas o hacer un cambio de sentido en invierno.

5.- Asegurate de que te vean

En invierno las horas de luz son más escasas y los conductores la tienen más difícil para ver y esquivar a los corredores. Monica Lam-Feist, entrenadora personal acreditada por el Consejo Americano de Ejercicios y experta en fitness de la empresa de suplementos alimenticios AlgaeCal, recomienda llevar prendas reflectantes.

“En invierno es fácil fundirse con los alrededores y con la naturaleza al amanecer o al anochecer, y a veces también en pleno día. Por eso, tenés que acordarte de llevar siempre alguna prenda reflectante cuando vayas a correr”, advierte Lam-Feist.

6.- Corré acompañado

Prepararse para salir al frío helado de la calle es más un obstáculo mental que físico, ya que quedarse en la calidez y comodidad del sofá es muy tentador. Quedá con algún amigo para correr. Así, no solo estarás más seguro, sino que también habrá alguien a quien rendir cuentas si no cumplís tus objetivos deportivos.

“Es más difícil echarte para atrás cuando hay otra persona esperándote. También es más fácil correr cuando tienes alguien corriendo con vos”, argumenta Meghan Kennihan, entrenadora personal acreditada por la Academia Nacional de Medicina del Deporte de Estados Unidos y entrenadora de corredores de la federación estadounidense de atletismo (USATF).

7.- Empezá de a poco y andá progresando

Aunque tengas experiencia corriendo, hacer ejercicio a temperaturas muy bajas puede suponer nuevos desafíos, de modo que empezá poco a poco mejorando tu resistencia. En invierno la distancia hay que aumentarla con cuidado, según Rui Li, entrenadora personal acreditada por la Academia Nacional de Medicina del Deporte de Estados Unidos, especialista en prevención de lesiones y análisis de la marcha, además de dueña y directora general de la empresa de entrenamiento personal New York Personal Training.

“No te fuerces a hacer demasiada distancia si no estás acostumbrado a correr en el frío. Empezá con un kilómetro y medio a un ritmo suave. Tenés que dejar que tu cuerpo se aclimate al aire frío, sobre todo, los pulmones e incluso los músculos de la cara y la mandíbula”, advierte Li.

8.- Anotate en una carrera

Para los amantes de las carreras, el invierno puede ser, sorprendentemente, una buena época para participar en una. Suele haber menos personas inscriptas, las tarifas pueden ser más baratas y se evitan las multitudes.

Y no te olvides de darte unas palmaditas en la espalda cuando acabes una sesión de entrenamiento. Al fin y al cabo, no todo el mundo se atreve a salir a hacer ejercicio en invierno, así que es para enorgullecerse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s