Manejar de día vs. manejar de noche

El punto a considerar en este tema es que no es exactamente igual el manejo en cualquier momento del día.

Fuente: men´s health.com

La mayor cantidad de gente elige la conducción durante el día, sin embargo, a la hora de contabilizar los accidentes de tránsito, el mayor porcentaje se da durante la noche.

Por eso, resaltamos algunos aspectos que durante la noche cobran mayor relevancia y, que si se consideran, harán más seguro el manejo nocturno.

La importancia de las luces

Sabemos que al caer el sol siempre se debe conducir con las luces encendidas. Es una norma que legalmente tiene que respetarse pero es también una necesidad, porque aunque en determinado horario todavía puede verse la ruta, la luz lo que hace es alertar al resto de los conductores quienes empezarán a ver el reflejo de los focos en sus espejos retrovisores.

En este aspecto también es importante tomar una precaución previa que tiene que ver con controlar que todos los focos funcionen correctamente y, sobre todo para los viajes largos que se harán durante la noche es bueno contar con luces largas. Éstas permitirán abrir más el campo visual. Además, es recomendable sumar los focos anti niebla que serán realmente útiles en los momentos en que la visibilidad se complica.

Velocidad

Si bien la conducción segura siempre implica el respeto de las velocidades máximas en la conducción, durante la noche se propone la disminución de la velocidad un poco más de lo acostumbrad porque la visibilidad queda reducida, y también por ello la reacción es mucho más lenta. Al no verse a larga distancia pueden ocurrir situaciones inesperadas que solo se podrán controlar con una velocidad ajustada a la capacidad de visión.

Si hay algo que los conductores nocturnos no tienen que olvidar es que la velocidad permitida no es siempre la mejor para la seguridad, de manera que no hay que tener temor en conducir con el velocímetro por debajo de las marcas indicadas.

Cuidados para con el resto de los conductores

No solo se tiene que tener en cuenta lo que uno hace o la responsabilidad que se tiene al conducir, sino que también se debe tener cautela por la actitud que llevan el resto de los conductores sobre todo de noche: conductores ebrios o cansados al volante suelen aparecer, y debés poder regular tu seguridad desde la distancia que mantengas respecto del resto de los autos y también con la velocidad que asumas.

Con los ojos bien abiertos

En los casos en que notes que no podés mantener los ojos abiertos tenés que decidir inmediatamente una detención del auto. Tomar un poco de aire fresco, lavarse la cara, consumir alguna bebida, pueden acompañar la renovación de energía y en caso de no lograr cambiar el decaimiento lo mejor es hacer una pausa más prolongada y dormir un rato de manera de volver al volante con las capacidades de atención y reflejos al cien por ciento.

¿Y vos, preferís manejar durante el día o durante la noche? Sea en el horario que sea, no te olvides de contar con el mejor seguro siempre para tu tranquilidad.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s