Todo lo que tenés que saber a la hora de hacer un Test Drive

Los clientes pueden solicitar la prueba de manejo en cualquier agencia de automóviles sin compromiso de compra.

Es importante tener en cuenta que una vuelta a la manzana no es suficiente para hacer una prueba de manejo o test drive: 500 metros no son suficientes para determinar cómo puede funcionar un auto que va a ser utilizado por varios miles de kilómetros.

Aprovechar al máximo

Muchos concesionarios de las principales marcas de automóviles brindan la oportunidad de hacer una prueba de manejo que debe aprovecharse al máximo conduciendo el auto con mucha atención para sacarse todas las dudas.

Es recomendable que se haga un test drive con autos que se pretenden comprar o similares para poder hacer una comparación certera.

Además se debe circular por las calles que se utilizan a diario para sentir la respuesta del auto y poder percibir la suspensión, ruidos, potencia, etc.

El auto se debe probar con quienes comúnmente lo utilizan, como la familia y los amigos. También es importante saber que se debe probar por vías pavimentadas e irregulares.

Expectativas

Una prueba obligada mientras se hace un test drive es pasar por subidas pronunciadas con el auto lleno. Los frenos y la aceleración son puntos muy importantes al igual que la suspensión.

También se recomienda viajar en los asientos traseros mientras alguien más conduce para tener una idea de cómo será la experiencia de los pasajeros.

Finalmente hay que tener en cuenta que la prueba del auto es un paso importante para saber si cumple con las expectativas, y las preguntas que cada uno se debe responder para saber si está acertado con la decisión.

Antes de empezar el test, se debe ajustar el asiento, cinturón de seguridad y espejos. Apagar la radio para poder escuchar el motor y concentrarse en algunos puntos específicos que tendrán que evaluarse como aceleración y ruido del motor.

También se deben tener en cuenta los cambios: si suben o reducen rápido las marchas, si el recorrido de la palanca es largo o corto y si la relación de las marchas es la adecuada.

Con respecto a la potencia del vehículo: fijarse si es suficiente a altas y a bajas revoluciones.

En cuanto a los frenos al pisar el pedal, es importante sentir que el frenado es firme.

Sobre el balanceo del vehículo es preciso fijarse si en las curvas se balancea mucho y si el peso del coche provoca inercias que obligan a corregir la trayectoria.

La comodidad del asiento y ergonomía también juega un papel importante porque hay que fijarse si uno se mueve en el asiento una vez que está en marcha o éste “abraza” bien tu cuerpo.

Finalmente en cuanto a las medidas de seguridad, con precaución y, por supuesto, sin infringir las normas de tráfico, tratar de probar las medidas de seguridad (ABS) y de explorar los límites del coche.

Una vez terminado el test drive se debe hacer un repaso de estos puntos y concluir cómo el auto cumplió o no con las expectativas en cada caso, y también, siempre es recomendable hacer una prueba de otro vehículo del mismo segmento para poder compararlo.

Obviamente, al tener tu auto nuevo, tenés que asegurarlo de la mejor forma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s