Entornos libres de humo: descubrí sus beneficios y salvá vidas

Millones de personas, adultos y niños, están expuestos al humo de segunda mano. A veces, el humo que representa una amenaza para la salud proviene de una vivienda adyacente, como otro departamento del edificio. El humo atraviesa las paredes, viaja por los sistemas de ventilación y corredores, y esto expone a los no fumadores a las mismas amenazas para la salud que enfrentan los fumadores.

Fuente: buenavibra

Muchas ciudades, estados, casinos, centros médicos, campus educativos y edificios residenciales están eligiendo mantener todas sus instalaciones libres de humo con el objetivo de reducir la cantidad de personas que se exponen al humo de tabaco. Esto ayuda en particular a los niños, cuyos pulmones todavía se están desarrollando y pueden ser afectados por la exposición al humo.

Algunos datos de ayuda:

Los niveles de cotinina en la sangre, el típico marcador de exposición al humo de tabaco, son más altos en niños de departamentos de no fumadores que en otros tipos de hogares de no fumadores. Lo más probable es que esto se deba al humo de los pisos vecinos.

Los niños expuestos al humo del tabaco corren mayor riesgo de tener asma y otras enfermedades respiratorias, dolores de oído y el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

Algunos grupos de la población tienen más tendencia a enfermarse por la exposición al humo como ya mencionamos, los niños, los adultos mayores, las personas discapacitadas o las mujeres embarazadas.

¿Qué tan lejos puede viajar el humo del tabaco? El humo de tabaco puede medirse en altas cantidades a más de 20 pies (6,09 m) de fuente al aire libre.

Pese a las afirmaciones publicitarias, ningún sistema de ventilación puede proteger de la muerte y la enfermedad que provocan la exposición al humo de segunda mano.

Algunas organizaciones están aplicando las leyes de espacios libres con más ahínco: éstas políticas incluyen productos tales como sistemas electrónicos de administración de nicotina (cigarrillos electrónicos) y el tabaco sin humo como el “dip” (tabaco molido que se frota en las encías) o el tabaco masticable.

Para ayudar a lograr ambientes libres de humo, los padres y cuidadores pueden:

Hacerse escuchar, trabajando con sus legisladores locales y estatales para fomentar ambientes libres de tabaco/humo.

Mantener un hogar y un auto libres de humo. Si no es posible dejar de fumar, la única forma de proteger totalmente a los demás del humo de segunda mano es mantener los hogares y los vehículos libres de humo.

Educar a los consorcios acerca de la importancia de mantener libres de humo los entornos donde hay múltiples viviendas.

Ojalá avancemos cada vez más en la toma de conciencia sobre este tema.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s