¿Por qué comemos compulsivamente?

¿Cuál es el mecanismo detrás del atracón compulsivo? Un nuevo estudio realizado en ratones podría acercarnos a la respuesta.

Fuente: freestock

El atracón de comida compulsivo está estrechamente relacionado con la obesidad y, con ello, con todos los problemas que implica para la salud. Los atracones establecen un círculo vicioso de hábitos poco saludables relacionados con la dieta que pasan factura. Sin embargo, ¿cuál es el mecanismo detrás del atracón compulsivo? Un nuevo estudio realizado en ratones podría acercarnos a la respuesta.

La obesidad es  una epidemia global que las organizaciones de salud de todo el mundo luchan por controlar. Y el hecho de que muchos países desarrollados proporcionen con frecuencia un contexto perfecto para los hábitos dañinos como los atracones, empeora esta epidemia.

Dichos contextos han sido denominados por los investigadores como “entornos obeso génicos”. Se definen como la suma de las influencias que tienen los entornos, las oportunidades o las condiciones de vida para promover la obesidad en individuos o poblaciones.

Para comprender mejor cómo los ambientes obeso génicos pueden llevar a atracones y promover la obesidad, investigadores de la Universidad Pompeu Fabra, de Barcelona, decidieron simular ese ambiente en el laboratorio trabajando con ratones.

Ellos crearon un ambiente obeso génico para los roedores al ofrecerles diferentes opciones de alimentación.

A los animales se les dio el alimento regular que normalmente comerían en una dieta balanceada, así como una mezcla de piezas de chocolate a partir de barras de chocolate disponibles comercialmente. También se les dio la opción de una alimentación alta en grasa, estilo “cafetería”.

Curiosamente, una vez que se les ofreció una alternativa de alimentación abundante, pero insalubre, no pasó mucho tiempo para que los ratones comenzaran con los atracones, presentaran conductas adictivas y aumentaran de peso.

Resultó muy revelador lo que ocurrió cuando los investigadores les dieron a los animales acceso al chocolate por solo una hora por día: los ratones se atiborraron  compulsivamente.

En resumen, acabaron consumiendo la mayor cantidad de chocolate en solo una hora, ya que de lo contrario habrían comido durante todo un día, si se los hubieran ofrecido.

Al igual que las personas que muestran signos de adicción, los ratones preferirían esperar a que les dieran el chocolate antes que comer el alimento regular que tenían constantemente a su disposición.

Pero el chocolate, que no ofrecía a los ratones los nutrientes que necesitaban, no disminuía de manera efectiva su sensación de hambre. Además, los ratones que comieron chocolate o una dieta alta en grasas mostraron un cambio distintivo en su rutina diaria de alimentación.

A pesar del hecho de que los ratones normalmente prefieren comer por la noche, estos roedores comenzaron a comer de manera preferencial durante el día. También eligieron patrones de alimentación frecuentes, tipo “aperitivos”, en lugar de comidas regulares, pero más infrecuentes y más abundantes.

Un círculo vicioso

Los investigadores han observado que las personas con sobrepeso que intentan adelgazar mediante dietas y siguiendo hábitos alimenticios más saludables a menudo recaen después de participar en programas o iniciativas de pérdida de peso.

Este patrón es un obstáculo principal cuando se trata de mantener comportamientos alimenticios saludables. Siguiendo los resultados de sus experimentos, los médicos sugieren que la razón detrás de estas recaídas puede ser que los ambientes obesos génicos deterioran el control que las personas tienen sobre sus hábitos alimenticios.

Por lo tanto, pueden caer en un círculo vicioso en el que una elección no saludable.

Además, ciertas enfermedades metabólicas no son solo el resultado de factores biológicos, sino que también pueden ser causadas ​​por comportamientos descontrolados.

La obesidad no es solo una enfermedad metabólica; es un problema de comportamiento. A las personas con sobrepeso u obesidad generalmente se les dice que coman menos y se muevan más, pero esto es demasiado simplista.

Es muy difícil perder peso con éxito, y muchas personas terminan atrapadas en un ciclo de dietas con rebote de peso.

“Estos estudios revelan los principales cambios conductuales y cognitivos promovidos por la ingesta de alimentos hipercalóricos, lo que podría ser crucial para el aumento de peso repetido y las dificultades para un control adecuado de la dieta” dicen los investigadores.

Hacer ejercicio te ayuda no solo a perder peso, sino también a controlar la ansiedad por la comida.  Porque un pequeño consejo como éste, puede llevar a grandes resultados.

Zurich. En las pequeñas y grandes cosas de la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s