Protección de los niños y ancianos frente al calor

La protección de los niños y ancianos frente al calor es primordial cuando comienza a aumentar la temperatura ya que corresponden a los denominados “grupos de riesgo”.

Fuente: pediatría y salud

El “golpe de calor”

De acuerdo al portal oficial del Estado Argentino, un golpe de calor consiste en el aumento de la temperatura corporal luego de una exposición prolongada al sol, consecuencia también conocida como insolación. Otra de las causas puede ser el exceso de actividad física en contextos de temperaturas altas o poco ventilados. Ante un golpe de calor, nuestro organismo pierde agua y sales esenciales, es decir, se deshidrata y eso genera consecuencias graves en el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo. El golpe de calor causa en nuestro organismo que éste tenga dificultades a la hora de regular la temperatura corporal.

Los principales síntomas son:

  • Fiebre, sobre todo si la temperatura corporal sobrepasa los 39°C.
  • Pérdida excesiva de líquidos a través del sudor.
  • Somnolencia, mareos, vértigos o desmayos.
  • Resecamiento de piel, ojos y boca.
  • Náuseas y vómitos.
  • Jaquecas, migrañas y dolores de cabeza.

A continuación, una serie de consejos para prevenir los golpes de calor:

 Evitar su exposición al sol

Este consejo se aplica para todas las personas, pero en especial para los niños y ancianos. Durante la época de mayor temperatura es esencial no exponerse ante el sol, sobre todo en los horarios donde mayor impacto tienen los rayos UV: desde las 10:00 am. hasta las 16:00 pm.

Como adultos a cargo debemos propiciar un ambiente fresco, al resguardo del sol durante la mayor parte del día.

 No consumir bebidas alcohólicas, azucaradas o con cafeína

En los niños, es muy importante evitar las bebidas extremadamente azucaradas como gaseosas o jugos artificiales. Lo ideal es que los niños pequeños beban agua y consuman alimentos que sean fuentes de líquidos como el ananá, la naranja o la sandía. También es fundamental ofrecer a niños y ancianos bebidas durante todo el transcurso del día.

 Reducir la actividad física

En verano es muy importante reducir este tipo de actividad y, sobre todo, no realizarla en entornos muy calurosos.

Con respecto a los niños, es importante poner a trabajar la creatividad para ofrecerles juegos que sean tranquilos, que se puedan practicar en lugares frescos y que, a su vez, los entretenga. Los juegos de mesa son un gran ejemplo tanto para grandes y chicos.

 Prestar especial atención a la alimentación

Durante el verano, debemos estar muy atentos sobre los alimentos que ingerimos. Es fundamental llevar una dieta saludable repleta de hortalizas y frutas y, sobre todo, de aquellos alimentos que, como dijimos previamente, constituyen una fuente de líquidos.

Es primordial evitar las comidas pesadas, extremadamente calóricas y calientes.

 

 

 

Baños frecuentes

Tanto a los adultos mayores como a los niños hay que mantenerlos frescos, no solo en relación al ambiente, sino también con respecto a la propia temperatura corporal.

Una excelente manera de cuidarlos ante las altas temperaturas es ofreciéndoles baños, duchas y otros métodos donde entren en contacto con el agua.

La seguridad más importante, es la de las personas que querés, por eso te damos estos tips

Zurich. En las pequeñas y grandes cosas de la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s