Trucos para que parezca que siempre hay alguien en casa.

Salir de vacaciones o irte a vivir solo, son sucesos que te llenan de optimismo y entusiasmo. Sin embargo, la emoción y la alegría también deberían acompañarse de prudencia.

Los “amigos de lo ajeno” suelen estar muy pendientes del movimiento regular de las viviendas. O, mejor dicho, de la falta de ellos. Para dificultarles la labor de inteligencia y disuadirlos, te damos unos sencillos trucos para que parezca que siempre estás en casa.

 

Si vivís en un departamento alto, dejá las persianas algo abiertas. Las cortinas, por supuesto, siempre deben estar cerradas.

 

Dejar un tender de ropa con algunas prendas a la vista, es perfecto para sembrar dudas sobre si hay o no gente en la casa.

 

Atención a esta estrategia: una grabación de ladridos de perro es muy capaz de detener al ladrón más decidido; lo pensará dos veces antes de intentar entrar a tu hogar. También sirve dejar en play sonido de gente hablando, la radio, tv encendidas, etc.

 

Cuando salgas de tu casa, despídete en voz alta. A lo mejor te vas a sentir un poco raro haciendo esto, sobre todo si vivís solo. No obstante, para quien pudiera estar vigilándote, tu vivienda quedará descartada.

 

La tecnología también ofrece opciones para evitar robos: los temporizadores eléctricos programables para el hogar, capaces de encender y apagar luces a distintos horarios, son ideales para espantar ladrones.

 

Si no estás en casa durante una temporada, nada de comentarios en Facebook, fotos en el aeropuerto esperando tu avión a Tailandia, etc. Si lo hacés, tu vivienda ingresará en el Top Ten de candidatas para ser desvalijadas.

Subía todas las fotografías de tus viajes o de tus paseos en familia cuando estés de regreso; no hay necesidad de avisar que no hay nadie en casa.

Por supuesto, no hay que olvidar que estos son consejos que no pueden sustituir a un verdadero sistema de alarmas. Contratar un buen seguro para tu hogar con nosotros, es otra manera de estar más tranquilo.

 

¿Cuándo es momento de cambiar el auto?

Éste es un terreno en donde muchos no logran ponerse de acuerdo. Existen  diversas respuestas dependiendo del punto de vista y estilo personal de cada usuario.

Podemos tratar el tema respectivo a comprar un auto desde dos enfoques diferentes:

Desde un enfoque económico financiero o desde una perspectiva mecánicamente conveniente. Pero ¿qué es lo que más motiva a comprar un auto?

Los motivos que llevan a cambiar el auto son variados: los apasionados de los automóviles los cambian por gusto, y también están quienes lo venden dentro del periodo de 2 a 5 años, pretendiendo perder el mínimo de dinero invertido al adquirir un nuevo coche por desgaste del vehículo, etc.

En muchos casos, se decide cambiar el auto por cuestiones de desgaste. Ello, porque tener un auto más allá del tiempo prudencial (5 a 8 años de sus adquisición a 0 Km.), nos lleva más pérdidas que ganancias. Un auto con más de 5 o 6 años de uso, comienza a tener fallas mecánicas, y cada día que duerme en el taller es un dineral.

¿Cuándo debo cambiar el auto?

Los expertos recomiendan que cuando el vehículo cumpla su 5to año de vida, lo cambies. Como mencionamos más arriba, es el momento en que las fallas comienzan a aparecer, y con la plata que vas a gastar en mecánica, probablemente te alcance para pagar la cuota de un 0Km.

El consejo, se basa además, en el hecho de que un auto en 5 años, ya tiene alrededor de 100.000 kilómetros, y con ese kilometraje, el auto aún está en muy buenas condiciones para entregarlo como parte de pago, o bien, para venderlo a un buen precio.

A la hora de cambiar tu auto, no te olvides de asegurarlo con los mejores: cotizá un seguro a tu medida acá.

Aprendé a interpretar los ruidos de tu auto

Cada rechine, chillido, estallido, o topeteo, es un “síntoma” que está avisando acerca de una potencial “enfermedad” del vehículo.

Fuente: motoryracing.com

A continuación, te describimos con palabras y de la mejor manera posible, los ruidos más comunes que podés escuchar en tu auto:

Ruido de campana: es un sonido apagado, hueco y profundo que es producido por un pistón excesivamente suelto que golpea en la pared del cilindro. Podrás notar que este ruido aumenta al mismo tiempo que lo hace la carga del motor a velocidades bajas, y disminuye a medida que el motor se calienta. Este ruido, es producido cuando el pistón cambia de pared de apoyo en el cilindro. No hay de qué preocuparse.

Ruido de chisporroteo: si oís un sonido similar al del aceite de una sartén en el fuego, es posible que tu auto tenga una fuga de aceite sobre el colector de escape o puede estar ocurriendo un escape de refrigerante. Es importante en este caso que hagas revisar el vehículo, especialmente por una potencial pérdida de aceite.

Ruido de chirridos agudos: es un tipo de sonido que generalmente está relacionado a los frenos y las correas. Los chirridos son bastante frecuentes en los frenos de disco, cuando están flojos. Si ajustás los discos y el ruido persiste, es posible que el auto tenga verdaderos problemas mecánicos. El chirrido persistente luego del ajuste de discos puede indicar que el forro de las pastillas se ha gastado hasta el indicador, que los discos no son compatibles con los forros semi metálicos debido al mal acabado superficial del rotor, o a su desgaste.

Ruido de detonación: sonido como si las bolas de un rodillo cayeran sobre un vaso de vidrio. Cuando procede de la cámara de combustión interior del motor, este sonido es detonación (también llamado picado de bujías), es un fenómeno en el cual la mezcla de aire combustible explota violentamente en lugar de arder suavemente. Se considera normal que se produzca alguna detonación cuando se pisa a fondo el acelerador con un cambio largo (motor muy apurado), pero tené en cuenta que si la detonación se produce constantemente, el motor se destruye rápidamente.

En un motor a nafta, la detonación puede surgir por un bajo octanaje del combustible, por un excesivo avance del encendido, por alta compresión, por sobrecalentamiento del motor, una válvula obstruida, etc.

En un motor diésel las causas de este ruido son diferentes: puede darse por bajo índice de cetano del gasoil, baja compresión o temperatura del motor, baja turbulencia del aire, fallos en la tobera, (baja presión, falta de ronquido o de estanqueidad, etc.).

Ruido de gruñido: es un ruido que puede deberse a que hay alguna pieza que está seca, probablemente un componente de la suspensión. Si el gruñido es en algún elemento metálico, es síntoma de que pronto se romperá. Si es goma, quizás baste con lubricarla con silicona. El gruñido, también puede provenir de los tambores de freno traseros al estar contaminados con líquido de frenos o con aceite procedente de un retén defectuoso.

Ruido de petardeo: nos referimos a un sonido intenso, alarmante, como bombas, son explosiones en el escape. Aun cuando no suelen ser problemas para preocuparse, sugerimos una revisión mecánica lo antes posible.

Ruido de zumbido: es un ruido continuado y ronco. Si responde a cambios de aceleración, es probable que se deba al grupo piñón corona del diferencial. Si no es eso, hay que fijarse en los rodillos de rueda. Suele ser muy difícil distinguir de qué lado proviene el zumbido, en caso de duda, se sugiere cambiar ambos rodillos.

Ruido destartalado: este sonido no es emitido por partes ligeras o débiles. Procede de componentes pesados y esenciales, tales como un juego de engranajes.

Estos son tan sólo algunos de los ruidos que puede hacer tu auto. Lo importante es estar siempre atento a ellos y llevar el vehículo a revisar de inmediato para evitar problemas mecánicos mayores.

Además, es indispensable realizar siempre los service correspondientes y, por supuesto, contar con el mejor seguro para auto, sea cual sea el inconveniente.

 

Las 10 curiosidades del escarabajo Volkswagen

Tiene miles de apodos en todo el mundo y es uno de los autos más famosos de la historia. El “Escarabajo” une a Pepe Mujica, los Beatles y a Hitler. Te contamos diez datos que quizás no sabías del icónico automóvil alemán.

  1. – La creación de este modelo fue impulsada por Adolf Hitler con el objetivo de que existiera un auto accesible para el pueblo, de ahí su nombre en alemán: Volk (pueblo) y Wagen (coche) o sea “auto del pueblo”.
  2. – Ferdinand Porsche, uno de los encargados del diseño, fue encarcelado por colaborar con los nazis después de la Segunda Guerra Mundial.
  3. – El expresidente de Uruguay, José Mujica, rechazó vender su Escarabajo, por un millón de dólares.
  4. – Es uno de los autos con más sobrenombres en el mundo: Käfer (escarabajo) en Alemania, Peta en Bolivia, Pichirilo en Colombia y Ecuador, Fusca en Brasil, Sapito en Perú, Kupla en Finlandia, Cucaracha en Honduras y Guatemala, Vocho en México, Volky en Puerto Rico y Cepillo en República Dominicana.
  1. – Uno de los últimos ejemplares producidos fue obsequiado al Papa Juan Pablo II.
  2. – Es el auto con más tiempo de producción en la historia, desde 1938 hasta 2003.
  3. – En 1945, ante la escasez de nafta en varias unidades, se instalaron calderas de carbón para que sirviera como combustible.
  4. – Un Escarabajo salió en la portada del disco de The Beatles, ya que no pudo ser removido de la calle porque su dueño no estaba. La placa del auto fue robada en diferentes ocasiones por fanáticos de la banda y luego, éste fue subastado.
  5. – El diseño del Escarabajo fue copiado del Tatra T97. Después de que el fabricante reclamara por esto, se le entregaron tres millones de marcos (moneda alemana) como compensación.
  6. – El nombre original del Volkswagen Beetle es KdF-Wagen (Kraft durch Freude Wagen), que significaba “el coche de la fuerza mediante la alegría”, y fue impuesto por Hitler.

¿A que no sabías todo esto? No te olvides de asegurar tu auto con el mejor seguro.

 

Cambiar las ruedas del auto no es tarea sencilla.

Te damos claves para que puedas reemplazar el neumático pinchado de forma victoriosa.

Pero antes, recordá que es importante que tengas en el auto los siguientes elementos de seguridad:

  • Gato hidráulico.
  • Rueda de auxilio y llave de ajuste.
  • Balizas portátiles.
  • Chaleco reflectante.
  • Linterna.
  • Botiquín de primeros auxilios.

Contando con todos estos elementos, te contamos pasos para cambiar las ruedas del auto:

1.-Asegurate de frenar el vehículo en un lugar seguro. Prestá atención a los alrededores antes de estacionar. Siempre detenete fuera de la calzada, jamás sobre la ruta. Si estás en la ciudad, estacioná lo más pegado al cordón cuneta posible, para no entorpecer el tránsito.

2.-Ni bien te bajás del auto, buscá el chaleco reflectante y ponételo. También colocá los triángulos a 50 mts del auto (son alrededor de 100 pasos). Es importantísimo tomar estos recaudos para que otros conductores te vean y así prevenir lamentables accidentes.

3.-Para quitar las ruedas, lo primero es aflojar las tuercas. Algunas llantas tienen tuercas antirrobo, estas se quitan únicamente con una llave especial que vienen con el kit de dichas tuercas.

4.-Luego de aflojadas las tuercas, debés colocar el gato hidráulico. Todos los vehículos tienen zonas específicas en donde se puede enganchar el gato de manera segura. Podés encontrar esos lugares, indicados en el manual del fabricante del auto.

5.-Con el gato, levantá el vehículo hasta que la rueda pinchada no toque el suelo.

6.-El paso siguiente, es quitar las tuercas que aflojaste y sacar la rueda.

7.-Ahora, poné el auxilio en su lugar.

8.-Colocá las tuercas que habías quitado y apretalas sólo con la fuerza de la mano.

9.-Bajá el auto con el gato hasta que asiente en el suelo y quitá el gato.

10.-Ahora sí, apretá bien fuerte las tuercas con la llave.

Aunque tenés la opción de contratar un seguro que te ofrezca el servicio de cambio de neumáticos o de grúa con nosotros,  es importante conocer las claves para que puedas reemplazar el neumático que hayas pinchado y continuar hacia el destino planeado.

 

Con este smartwatch, no te quedás dormido al volante nunca más

Ni música a todo volumen, ni bebidas energéticas. Un buen electroshock para evitar accidentes.

Los trastornos del sueño son, en muchos países, la primera causa de accidentes de tráfico. Pero ya no hay problema de que el sueño nos atrape en la ruta, porque ahora, existe Steer, un dispositivo que nos ayudará a no caer en los brazos de Morfeo.

El mismo, está específicamente diseñado para impedir que el conductor se duerma al volante. Aunque tiene una forma similar a una pulsera o un reloj, el wearable no se ajusta a la muñeca, sino más arriba, en el antebrazo, casi pegado al codo. Colocado de esta manera, a través de 16 sensores analiza la frecuencia cardíaca y la conductancia de la piel (cuando una persona se encuentra relajada esta no conduce bien la electricidad) y te avisa cuando estás a punto de dormirte. Es el mismo sistema en el que se basan los polígrafos empleados por la policía (algo que se conoce también como reacción galvánica de la piel).

¿Cómo sabés que estás entrando en estado de somnolencia? El aparato te avisa con una fuerte vibración y una luz amarilla. Si este primer aviso no funciona y sigue bajando el ritmo cardíaco, el dispositivo produce una descarga eléctrica.

“Un micro-sueño puede durar hasta 30 segundos, y cuando se produce, el conductor está inconsciente y no responde a ningún sensor ambiental, como el sonido o la luz”, explican sus creadores para justificar el sistema empleado.

Despertarte a shocks eléctricos puede ser efectivo para evitar un accidente, pero lo mejor es que descanses lo suficiente como para manejar sin que te venza el sueño.

Por eso, te recomendamos respetar al máximo los horarios de sueño antes de salir; planificar paradas cada dos horas, y detenerte de manera inmediata si sentís somnolencia.

Y obviamente, tener contratado al mejor seguro para tu auto.

 

Códigos de guiños para dar paso en rutas

Aprendé qué indica la Ley Nacional de Tránsito para cuando queremos dar paso en ruta a otro vehículo o viceversa.

El sobrepaso es la situación más peligrosa en las rutas de una sola calzada que abundan en nuestro país. Pasar a un vehículo más lento tiene varios inconvenientes, en especial si son camiones u ómnibus que, por su porte, reducen la visibilidad. Pero si los conductores del vehículo lento, incluidos los automóviles particulares, ayudan al conductor que quiere hacer el sobrepaso, la situación sería mucho menos riesgosa.

¿Cómo pueden ayudar?

La propia Ley de Tránsito N° 24.449 en su artículo 42 incisos e) y f) nos dice cómo ayudar a que  otro vehículo nos sobrepase en forma segura (porque también el vehículo sobrepasado puede verse involucrado en un potencial accidente).

 

Los incisos dicen: “El vehículo que ha de ser sobrepasado deberá, una vez advertida la intención de sobrepaso, tomar las medidas necesarias para posibilitarlo, circular por la derecha de la calzada y mantenerse, y eventualmente reducir su velocidad y, para indicar a los vehículos posteriores la inconveniencia de adelantarse, se pondrá la luz de giro izquierda, ante la cual los mismos se abstendrán del sobrepaso”.

En palabras simples:

Guiño izquierdo encendido: No me sobrepases. Viene un auto de frente.

Guiño derecho encendido: Podés sobrepasarme. Camino despejado.

Fuente: Vialidad Nacional

 

Y por sobre todo, no te olvides de contratar el seguro para tu auto que más se adapte a vos y a tu forma de manejar.  Autoscoring evalúa aspectos vinculados con el conductor, su auto y el uso que le da al mismo, brindando así un precio justo y personalizado. Cotizá tu seguro con nosotros.

7 puntos a considerar para el examen de manejo

Tenelos en cuenta si pensás rendir esta evaluación con éxito:

 

1.- En caso del primer permiso de conducir

Este se realiza en un centro de licencias autorizado por la Agencia Nacional de Seguridad Vial. Estos se encuentran en la misma jurisdicción que el domicilio legal de una persona. Cada uno de estos centros tiene sus propios requisitos, precios y sistemas de seguridad.

 

2.- No es obligatorio ir a una escuela de conductores

Se trata de algo opcional. Los conductores principiantes pueden solicitar rendir la prueba de manejo sin mayores requisitos. Es suficiente con que sus padres o algún familiar o amigo, los hayan hecho practicar en auto. No deben presentar constancia de un curso en auto-escuela.

 

3.- Hay dos exámenes: el teórico y el práctico

El examen teórico consiste en una prueba de acción múltiple, con treinta (30) preguntas que el candidato debe completar en un lapso de 45 minutos. En cambio, la prueba práctica  evalúa la capacidad para conducir en el tráfico, estacionarse y maniobrar un vehículo en determinadas circunstancias.

 

4.- Documentos que se deben presentar

Para quienes tramitan su Licencia de conducir por primera vez:

DNI de CABA: original y copia.

Certificado Nacional de Antecedentes de Tránsito (CENAT).

Certificado de Antecedentes Penales (solo para licencia profesional – categoría D).

Certificado de Curso de Educación Vial para Otorgamiento (en el caso de haber sido realizado en una Academia Privada Autorizada).

 

Para Licencias vencidas (más de un año) y extranjeras:

DNI de CABA: original y copia.

Licencia anterior.

Certificado Nacional de Antecedentes de Tránsito (CENAT).

Certificado de Antecedentes Penales (solo para licencia profesional – categoría D).

Certificado de Legalidad: solo debés hacer este trámite si tu licencia anterior es de otra jurisdicción.

Certificado de Curso de Educación Vial para Otorgamiento (en el caso de haber sido realizado en una Academia Privada Autorizada).

 

5.- Duración de la licencia

En la Argentina las licencias de conducir tienen una vigencia variable de acuerdo con la edad del conductor. Los tiempos son los siguientes: entre 17 a 21 años (un año), entre los 21 a 45 (cinco años), entre los 46 a 59 (cuatro años), entre los 60 y 69 (tres años). A partir de los 70, las licencias solo perduran un par de años.

 

6.-Contenido del examen teórico

El examen es computarizado, no se responde en papel. Abarca contenidos de los siguientes tópicos: Ley Nacional de Tránsito Nº 24.449. Decreto 779/95; Código de Tránsito CABA; Decreto 588/10 y Código de Faltas CABA (Ley 451).

 

7.- ¿Qué pasa si repruebo el examen?

En este caso, debe iniciarse de nuevo el proceso para pedir una cita y presentarlo. Tené en cuenta que únicamente se puede presentar en dos ocasiones más.

 

Manejar es toda una responsabilidad. Requiere prevención, conocimiento de las leyes y la disposición de estar atentos lo que sucede en las vías. Y lo más importante, no te olvides de salir a la calle con el mejor seguro para tu auto.

 

¿Cómo elegir un buen taller mecánico?

A veces, cuando nos toca arreglar el auto, no confiamos en nadie.

Elegir un buen mecánico es como escoger un buen médico de cabecera, o un abogado, o un veterinario.

Por eso, es un tema delicado ya que si cuenta con un servicio poco profesional, usando materiales de baja calidad y sin garantías, nuestro vehículo y bolsillo se verán perjudicados.

Si bien existen varios lugares que por fuera no parecen profesionales (cuando en realidad lo son) mientras que otros mega-talleres ultra modernos terminan siendo decepcionantes, acá  te ofrecemos una pequeña guía para que tengas en cuenta a la hora de elegir un taller:

 

1.- Una infraestructura adecuada

A primera vista se puede deducir si un taller es confiable por las características de su infraestructura. Este debe contar con espacio suficiente para recibir y mover con seguridad el volumen de autos que maneja (esto no quiere decir que cuanto más grande mejor, sino que sea acorde). El hecho de que posea elevadores de dos y/o cuatro columnas es bienvenido, aunque muchos desconfiados todavía buscan lugares que sólo tengan fosa por miedo a que su vehículo se dañe al ser elevado. Respecto a los equipos, es importante que estén equipados con los “scanner” apropiados para atender las marcas que recibe y contar con los equipos de diagnóstico adicionales para el motor, el sistema de refrigeración y para los otros sistemas del vehículo. También, habla muy bien de un taller si vemos que cuida a su personal técnico suministrando uniformes y los equipos de protección personal.

 

2.- Transparencia en el diagnóstico y cotización

 

 Una Inspección de ingreso: para comenzar, no está de más que anoten los posibles desperfectos que tenga tu auto, también es importante tener claridad del estado en el que ingresó el mismo. Para esto, algunos talleres realizan una ficha de ingreso que es firmada por los clientes. Un mecánico de confianza brinda diagnósticos acertados, cotizaciones claras y detalladas con precios justos, explica y educa a los clientes sin usar tecnicismos innecesarios, y soluciona los problemas de manera proactiva y responsable. Igualmente, un buen taller se hace responsable por la calidad de sus diagnósticos.

3.- Profesionalismo del personal

Tener una certificación profesional para brindar un servicio de atención mecánica es deseable pero no es obligatorio. De hecho, el oficio de mecánico es uno de los más informales, menos regulados y más populares en América Latina. Sin embargo, para este caso, un punto a considerar es la experiencia, conocimiento y buena reputación del personal a cargo del servicio.

 

4.- Asesoría al cliente

La mejor muestra de un taller de confianza es la calidad de sus diagnósticos y que al darlos y cotizar las reparaciones que se deriven de ellos, el taller ofrezca opciones y asesorías al cliente. No siempre hay que realizar todos los trabajos a la vez y no todos los arreglos son prioridad. Siempre se pueden buscar alternativas para ajustarse al presupuesto del cliente.

 

Esperamos que esta guía te haya sido útil, algo tan importante como la elección de un mecánico de confianza, es la elección del seguro ideal para tu auto. Cotizá el tuyo acá.

 

Te contamos la historia del airbag

La historia del airbag, como tantos otros componentes del automóvil, es mucho más antigua de lo que se cree: comenzó a desarrollarse en los años 50, parcialmente por la industria aeroespacial, y el primer auto con este dispositivo fue el Oldsmobile Toronado en 1973.

 

El archiconocido airbag es uno de los sistemas de seguridad pasiva más importantes que utilizan hoy todos los automóviles. Su uso ha contribuido a salvar millones de vidas en todo el mundo y a minimizar las lesiones de otros tantos, aunque hubo una época en que su eficacia estuvo en entredicho.

El airbag tiene su origen en la industria aeroespacial, si bien es cierto que los mayores desarrollos se han producido en el sector del automóvil. Tras la Segunda Guerra Mundial, EEUU inició su carrera tecnológica por mejorar la seguridad de los vehículos. John Hetrick, un ingeniero estadounidense, patentó el primer prototipo de airbag en 1952. Ford, General Motors y Chrysler ya estaban en desarrollo de este sistema de seguridad, cuyo principal problema era la velocidad a la que debía desplegarse la bolsa de aire para resultar eficaz.

Entonces, llegó el sensor desarrollado por Allen Breed en 1967, que fue decisivo para la incorporación final del sistema en los vehículos. Ford incluyó los primeros airbags en sus modelos Mercury y Lincoln en 1971, aunque no fue hasta 1973 cuando se comercializaron los primeros coches equipados con este dispositivo de seguridad: el Oldsmobile Toronado. Estos primeros airbags resultaban ineficaces e incluso peligrosos por la fuerza con la que se desplegaban, lo que mantuvo a la industria norteamericana implicada en investigaciones para conseguir un sistema más seguro. Fue entonces cuando, en 1981 y desde Europa, Mercedes lanzó su Clase S ya equipado con unos dispositivos muy similares a los que se siguen utilizando actualmente.

Las últimas evoluciones del airbag

En 1994, llega el airbag de corinilla o lateral. Volvo venía trabajando desde finales de los 60 en esta tecnología y fue uno de los primeros en adoptarla. La marca sueca, además, introdujo el primer ‘airbag’ de cortinilla o lateral en el Volvo 850 de 1994. Esta bolsa protege el tórax y la cabeza de los ocupantes de ambas filas de asientos en un impacto lateral.  En 1996, aparece el airbag de rodilla, ese año, el Kia Sportage que se vendía en EEUU y el Toyota Avensis europeo, ofrecieron los primeros ‘airbags’ de rodilla, que se generalizaron a partir del año 2000 en el resto de fabricantes. Desde 2003, Euro NCAP no otorga las cinco estrellas a un modelo que no lo monte. En 2007 se demostró la eficacia del airbag fuera de la Tierra: cuando nave Pathfinder de la NASA aterriza con éxito en el ‘Planeta Rojo’ gracias a un sistema mixto que usaba grandes ‘airbags’ en su fase final.

En 2008 aparece el primer airbag de espalda. Por su peculiar construcción, el Toyota iQ debía ofrecer un sistema que amortiguara el impacto en la cabeza y las cervicales en caso de alcance. El resultado fue el primer ‘airbag’ de cortinilla posterior. No se ha instalado en ningún otro modelo, pero será un buen aliado para los micro eléctricos. En 2009, Ford presentó el primer ‘airbag’ de cinturón, muy eficaz en caso de colisión frontal para los ocupantes de las plazas traseras, que no disponen de sistemas de retención adicionales. Toyota, Lexus, Mercedes y la propia Ford lo han ofrecido en algunos de sus modelos desde 2012. Ese mismo año, tras un larguísimo desarrollo que se inició en los años 90 de la mano de Ford, en 2012 Volvo fue la primera marca en ofrecer un ‘airbag’ dirigido a reducir las lesiones de los peatones en caso de atropello. El modelo que lo estrenó fue el Volvo V4.

Igualmente, a la hora de sentarse frente al volante, no te olvides de tomar todas las precauciones, y obviamente, tener contratado un seguro para tu auto.