Tipos de alarmas para que tu auto esté más seguro

Las funciones habituales de los sistemas de alarmas convencionales son: protección interior por ultra sonido, protección de apertura de puertas y baúl, bloqueo de arranque del motor, disparo preventivo (pánico). Hoy, las principales marcas de alarmas ofrecen otras, en las que participan los smartphones.

Fuente: automotive.bros

Desde hace un par de años, prácticamente todos los autos salen de fábrica con sistema de alarmas incluido. Dependiendo del modelo, están equipados desde sensores volumétricos (se activan por el sonido y el movimiento), o con sistemas de apertura por presencia a través de una tarjeta y arranque sin llaves (Keyless).

A continuación, te contamos sobre los diferentes tipos de alarmas disponibles en el mercado:

Sistema de alarma básica: son las alarmas más sencillas que podemos encontrar en el mercado. Existen para alertar al entorno del sitio donde esté estacionado el auto, en caso de robo. Su función es emitir un fuerte sonido (a través de una bocina o sirena instalada en el auto) cuando alguien intenta forzar el auto o cuando recibe un gran golpe. La alarma se activa cuando algunos de los sensores colocados en diferentes puntos del coche se alteran.

Alarmas de cierre centralizado y función “anti-asalto”: estas alarmas además de contar con un cierre centralizado que protege cada una de las puertas, son volumétricas (detectan movimiento dentro del vehículo) y disponen de sensores de impacto (detectan golpes en el vehículo). Es uno de los tipos de alarmas más fiables y completas. Estas alarmas, suelen contar con el denominado “anti-asalto” que es una función por la que el motor del auto se apaga a 100 metros del lugar de robo.

Sistema de alarma de GPS: es un sistema complementario a otros (como por ejemplo una alarma básica que es sólo sonora). Este tipo de alarma, permite rastrear la posición exacta en la que se encuentra el vehículo, en caso de que haya sido robado. Con sistema de alarma de GPS, tanto el propietario como la policía, estarán alertados en caso de robo, lo cual facilitará la pronta recuperación del auto.

Estamos convencidos de que la distinción de los tipos de alarmas, te ayudará a escoger la alarma adecuada y verdaderamente útil a tu estilo de vida.

Además de con estos tips, tenés contar con un excelente seguro de autos.

Zurich. En las pequeñas y grandes cosas de la vida.

¿Cómo saber cuáles son los neumáticos más seguros?

Los neumáticos son una parte fundamental del vehículo. Por lo tanto, no es un detalle menor que se encuentren en óptimas condiciones.

Fuente: freeImages

De ellos depende nuestro desplazamiento y por ende, nuestra seguridad.

Sin ellos, no podríamos movernos, ni acelerar ni frenar, ni afrontar curvas, ni conducir sea cual fuera el terreno.

Neumáticos en óptimas condiciones

En general, a los neumáticos no se les presta toda la atención que se debería, por ejemplo, en lo que tiene que ver con el estado de sus dibujos, el desgaste, la fecha de fabricación, la presión, etc.

Al ser algo totalmente necesario, hoy se pueden comprar de una forma segura, ya que desde el año 2012 se hizo obligatorio que todos los fabricantes incluyan con cada modelo una etiqueta, la cual refleje las características del neumático, a fin de poder adquirir el que mejor se adecue a cada necesidad.

¿Qué dicen las etiquetas?

Éstas reflejan datos muy útiles, divididos en tres zonas diferenciadas en las que se representan de manera gráfica tres parámetros:

Eficiencia en el consumo de carburante, adherencia en superficies mojadas y ruido exterior.

En el caso del consumo de carburante, la representación comienza con la “A”, siendo ésta la más ahorrativa; y como contrapartida, la letra “G”, que representa un mayor consumo de combustible.

La adherencia en mojado por su parte, indica la capacidad que tiene un neumático de rodar en lluvia con la mayor seguridad. En este caso, los neumáticos calificados con la letra “A” son los más adherentes, mientras que los “G”, los que menos agarre tienen.

Por último, existe el parámetro del ruido, la cifra de decibelios que emite un neumático cuando rueda, lo que influye directamente en el confort interior del vehículo.

Circular con un neumático con menos presión de la adecuada, desde el punto de vista de la seguridad vial, es muy peligroso.

Con una presión incorrecta, la huella del neumático se modifica, los canales de drenaje se estrechan o cierran, se calienta más, adhiere menos, le cuesta más rodar, lo cual implica un aumento en el consumo del combustible, e incluso aumentan las probabilidades de sufrir una avería en su fisionomía.

Por todo esto, es indispensable circular con la presión recomendada por el fabricante del vehículo, y tener en cuenta que al sumar carga, habrá que aumentar levemente la presión para compensar.

¿Cuándo cambiar un neumático?

Los neumáticos por supuesto tienen una vida útil que se puede dilucidar siguiendo su huella, comprobando que su dibujo nunca sea inferior a 1,6 mm de profundidad.

Otra forma, es teniendo en cuenta la cantidad de años que han pasado desde su fabricación, aunque en este punto, depende del uso que se les haya dado.

En algunos casos pueden durar menos que el tiempo preestablecido, por mal uso, o uso excesivo de los mismos, exposición a altas temperaturas, baches, golpes, que hacen su durabilidad más corta.

Como media, un neumático con más de cinco años de antigüedad puede no estar en óptimo estado.

Pasado ese tiempo, debería llevarse a un especialista porque, aunque tenga todavía dibujo, los materiales con los que está fabricado pierden sus propiedades indispensables como elasticidad y resistencia por ejemplo.

Neumáticos ideales

A la hora de cambiar las ruedas hay que prestar atención a una serie de códigos impresos en las mismas, para dar con el repuesto ideal ajustable a cada auto en particular.

Los elementos que se representan en cada uno de los códigos para tener en cuenta, son los siguientes:

  • Anchura, es el ancho del neumático inflado, expresado en milímetros.
  • Altura, corresponde al porcentaje entre la altura del perfil y la anchura del neumático.
  • Llanta refiere al diámetro de la llanta para la que el neumático está diseñado. No se puede montar en otra mayor ni menor.
  • Índice de carga se refiere al peso máximo que un neumático puede soportar, y va asociado a una tabla de equivalencias.
  • Código de velocidad es el valor que asocia a la velocidad máxima que el neumático puede soportar durante un periodo de diez minutos. Éste puede componerse de una letra o una letra y un número, y también va asociado a una tabla de equivalencias.
  • También hay que prestar especial importancia al año de fabricación de la rueda, para evitar cualquier tipo de contratiempo en este sentido, y poder calcular de manera eficiente el tiempo  de vida útil de la misma.

¿Qué hay que evitar a la hora de comprar neumáticos?

No se recomienda en ningún caso hacerse de neumáticos de procedencia dudosa, ya que implican todo un riesgo.

Es imprescindible evitar las ofertas de segunda mano o los neumáticos remendados o “recauchutados” ya que éstos implican un riesgo mayor y un peligro inminente de reventarse a alta velocidad, con desprendimiento de la banda de rodadura.

Es aconsejable, siempre, pagar por la calidad, que en definitiva nos hará ahorrar a largo plazo.

Un neumático que no está en buen estado, acarrea problemas a futuro, y el desembolso económico puede ser aún  más notorio que adquirir un neumático en óptimas condiciones.

No se debe escatimar en estas cuestiones, para poder evitar así, daños colaterales.

Recordar que los neumáticos más seguros, son en definitiva los que están pensados especialmente cada modelo y tipo de auto, no otros.

Por eso, además te recomendamos cotizar los mejores seguros para tu auto.

¿Cada cuánto hay que hacerle alineación y balanceo al auto?

Aprendé a detectar el momento justo para realizarle este service fundamental a tu vehículo.

Fuente: freestockimages

Aunque por lo común son dos servicios que realizamos juntos, en realidad son muy distintos uno del otro. Cuando un auto se mueve hacia la derecha o hacia la izquierda sin que el conductor indique un cambio de dirección, es necesario verificar la alineación del vehículo, ya que seguramente debe alinear el vehículo.

Si por el contrario, el auto no se va a los lados, pero el volante vibra sin razón aparente o presenta ruidos extraños a determinadas velocidades, lo más probable es que sea un problema de balanceo y necesites llevarlo a una revisión.

Ahora bien, si el auto presenta las dos fallas, es necesario realizar alineación y balanceo.

Otra manera de determinar si hay que llevar el auto a un servicio de alineación y balanceo es revisar si alguna de las gomas se encuentra más desgastada que las otras, o si se presenta un desgaste mayor de un lado que del otro. Esto puede ser indicativo de que hace falta alinear las ruedas.

Si la última alineación se realizó hace 45 km o más o si han pasado 2 o 3 meses, aunque no parezca preciso, es mejor llevar el auto con un mecánico profesional para una revisión y que él determine si es necesario el service.

Si al observar el auto desde afuera se ve descuadrado, apuntando hacia una dirección y las ruedas hacia otra, o si por ejemplo, las de adelante apuntan en una dirección y las de atrás en otra, es importante realizar una alineación inmediatamente, ya que puede tratarse de un problema serio en el área.

Al poner las cubiertas por primera vez en los yantas o volver a ponerlas tras una reparación, es necesario hacer un balanceo. Este servicio también previene, además de la vibración y los ruidos, que la banda de rodamiento se deforme innecesariamente, lo que podría ser peligroso, pues una banda de rodamiento deformada puede derivar en pérdida de adherencia de las ruedas, lo que podría provocar accidentes graves.

¿Cuál es la diferencia entre alineación y balanceo?

Durante el balanceo se trata de permitir que las ruedas giren correctamente sin provocar vibración o sonidos. A su vez, con la alineación se ajustan los ángulos de las gomas de forma que queden perfectamente perpendiculares al suelo y paralelas entre sí.

Durante la alineación se corrigen tres ángulos, el primero es el ángulo de inclinación de las ruedas respecto a la vertical al observar el auto por delante o por detrás, es decir, deben ser perpendiculares al piso.

El segundo ángulo es el de la inclinación del eje, que permite que las ruedas giren al mover el volante. La suspensión del vehículo está conectada a un pivote unido a las ruedas y el ángulo a alinear es el que existe entre ese pivote y el centro de la rueda.

El tercer y último ángulo a revisar es el de convergencia. La forma de revisarlo es verificar que, desde la parte superior del auto, las ruedas estén paralelas entre sí: si se presenta el caso de que ambas apuntan hacia afuera del auto, en direcciones opuestas, existe una divergencia, y si, por el contrario apuntan al centro, se presenta una convergencia entre las ruedas.

¿Cada cuántos kilómetros debo hacerla?

Aunque las opiniones son divididas y hay quienes dicen que todo depende del tipo de vehículo, además de los años de uso que tenga el vehículo y con qué frecuencia se lo utilice, podemos establecer un período de verificación y ajuste alrededor de los 10.000 km.

Realizar la alineación y balanceo de las ruedas trae algunos beneficios al auto. El más resaltante es que alarga la vida de las ruedas, pues previene un desgaste irregular y los daños que esto pueda ocasionar.

Además, reduce el consumo de combustible, pues el vehículo no hace un mayor esfuerzo tratando de seguir una dirección opuesta a las ruedas; la conducción es más segura porque hay un mayor control del vehículo y, por último, el auto tiene un mejor agarre sobre la carretera.

Además de este service fundamental, tu auto y vos deben estar protegidos con el mejor seguro. Cotizalo acá.

Trucos para que parezca que siempre hay alguien en casa.

Salir de vacaciones o irte a vivir solo, son sucesos que te llenan de optimismo y entusiasmo. Sin embargo, la emoción y la alegría también deberían acompañarse de prudencia.

Los “amigos de lo ajeno” suelen estar muy pendientes del movimiento regular de las viviendas. O, mejor dicho, de la falta de ellos. Para dificultarles la labor de inteligencia y disuadirlos, te damos unos sencillos trucos para que parezca que siempre estás en casa.

 

Si vivís en un departamento alto, dejá las persianas algo abiertas. Las cortinas, por supuesto, siempre deben estar cerradas.

 

Dejar un tender de ropa con algunas prendas a la vista, es perfecto para sembrar dudas sobre si hay o no gente en la casa.

 

Atención a esta estrategia: una grabación de ladridos de perro es muy capaz de detener al ladrón más decidido; lo pensará dos veces antes de intentar entrar a tu hogar. También sirve dejar en play sonido de gente hablando, la radio, tv encendidas, etc.

 

Cuando salgas de tu casa, despídete en voz alta. A lo mejor te vas a sentir un poco raro haciendo esto, sobre todo si vivís solo. No obstante, para quien pudiera estar vigilándote, tu vivienda quedará descartada.

 

La tecnología también ofrece opciones para evitar robos: los temporizadores eléctricos programables para el hogar, capaces de encender y apagar luces a distintos horarios, son ideales para espantar ladrones.

 

Si no estás en casa durante una temporada, nada de comentarios en Facebook, fotos en el aeropuerto esperando tu avión a Tailandia, etc. Si lo hacés, tu vivienda ingresará en el Top Ten de candidatas para ser desvalijadas.

Subía todas las fotografías de tus viajes o de tus paseos en familia cuando estés de regreso; no hay necesidad de avisar que no hay nadie en casa.

Por supuesto, no hay que olvidar que estos son consejos que no pueden sustituir a un verdadero sistema de alarmas. Contratar un buen seguro para tu hogar con nosotros, es otra manera de estar más tranquilo.

 

Con este smartwatch, no te quedás dormido al volante nunca más

Ni música a todo volumen, ni bebidas energéticas. Un buen electroshock para evitar accidentes.

Los trastornos del sueño son, en muchos países, la primera causa de accidentes de tráfico. Pero ya no hay problema de que el sueño nos atrape en la ruta, porque ahora, existe Steer, un dispositivo que nos ayudará a no caer en los brazos de Morfeo.

El mismo, está específicamente diseñado para impedir que el conductor se duerma al volante. Aunque tiene una forma similar a una pulsera o un reloj, el wearable no se ajusta a la muñeca, sino más arriba, en el antebrazo, casi pegado al codo. Colocado de esta manera, a través de 16 sensores analiza la frecuencia cardíaca y la conductancia de la piel (cuando una persona se encuentra relajada esta no conduce bien la electricidad) y te avisa cuando estás a punto de dormirte. Es el mismo sistema en el que se basan los polígrafos empleados por la policía (algo que se conoce también como reacción galvánica de la piel).

¿Cómo sabés que estás entrando en estado de somnolencia? El aparato te avisa con una fuerte vibración y una luz amarilla. Si este primer aviso no funciona y sigue bajando el ritmo cardíaco, el dispositivo produce una descarga eléctrica.

“Un micro-sueño puede durar hasta 30 segundos, y cuando se produce, el conductor está inconsciente y no responde a ningún sensor ambiental, como el sonido o la luz”, explican sus creadores para justificar el sistema empleado.

Despertarte a shocks eléctricos puede ser efectivo para evitar un accidente, pero lo mejor es que descanses lo suficiente como para manejar sin que te venza el sueño.

Por eso, te recomendamos respetar al máximo los horarios de sueño antes de salir; planificar paradas cada dos horas, y detenerte de manera inmediata si sentís somnolencia.

Y obviamente, tener contratado al mejor seguro para tu auto.

 

Códigos de guiños para dar paso en rutas

Aprendé qué indica la Ley Nacional de Tránsito para cuando queremos dar paso en ruta a otro vehículo o viceversa.

El sobrepaso es la situación más peligrosa en las rutas de una sola calzada que abundan en nuestro país. Pasar a un vehículo más lento tiene varios inconvenientes, en especial si son camiones u ómnibus que, por su porte, reducen la visibilidad. Pero si los conductores del vehículo lento, incluidos los automóviles particulares, ayudan al conductor que quiere hacer el sobrepaso, la situación sería mucho menos riesgosa.

¿Cómo pueden ayudar?

La propia Ley de Tránsito N° 24.449 en su artículo 42 incisos e) y f) nos dice cómo ayudar a que  otro vehículo nos sobrepase en forma segura (porque también el vehículo sobrepasado puede verse involucrado en un potencial accidente).

 

Los incisos dicen: “El vehículo que ha de ser sobrepasado deberá, una vez advertida la intención de sobrepaso, tomar las medidas necesarias para posibilitarlo, circular por la derecha de la calzada y mantenerse, y eventualmente reducir su velocidad y, para indicar a los vehículos posteriores la inconveniencia de adelantarse, se pondrá la luz de giro izquierda, ante la cual los mismos se abstendrán del sobrepaso”.

En palabras simples:

Guiño izquierdo encendido: No me sobrepases. Viene un auto de frente.

Guiño derecho encendido: Podés sobrepasarme. Camino despejado.

Fuente: Vialidad Nacional

 

Y por sobre todo, no te olvides de contratar el seguro para tu auto que más se adapte a vos y a tu forma de manejar.  Autoscoring evalúa aspectos vinculados con el conductor, su auto y el uso que le da al mismo, brindando así un precio justo y personalizado. Cotizá tu seguro con nosotros.

Todo lo que tenés que saber sobre seguridad y neumáticos

Los neumáticos son una parte fundamental del vehículo. Por lo tanto, no es un detalle menor que se encuentren en óptimas condiciones, porque de ellos depende nuestro desplazamiento y, de modo sustancial, nuestra seguridad vial.

Sin ellos, no podríamos movernos, ni acelerar ni frenar, ni afrontar curvas, ni conducir sea cual fuera el terreno.

1.- Neumáticos en óptimas condiciones

En general, a los neumáticos no se les presta toda la atención que se debería, por ejemplo en lo que tiene que ver con el estado de sus dibujos, el desgaste, la fecha de fabricación, la presión, etc.

Al ser algo totalmente necesario, hoy día hay una manera de adquirir estas piezas de una forma segura, ya que desde el año 2012 se hizo obligatorio que todos los fabricantes incluyan con cada modelo una etiqueta, la cual refleje las características del neumático, a fin de poder adquirir el que mejor se adecue a cada necesidad.

2.- ¿Qué dicen las etiquetas?

Éstas reflejan datos muy útiles, divididos en tres zonas diferenciadas en las que se representan de manera gráfica tres parámetros:

Eficiencia en el consumo de carburante, adherencia en superficies mojadas y ruido exterior.

En el caso del consumo de carburante, la representación comienza con la “A”, siendo ésta la más ahorrativa; y como contrapartida, la letra “G”, que representa un mayor consumo de combustible.

La adherencia en mojado por su parte, indica la capacidad que tiene un neumático de rodar en lluvia con la mayor seguridad. En este caso, los neumáticos calificados con la letra “A” son los más adherentes, mientras que los “G”, los que menos agarre tienen.

Por último, existe el parámetro del ruido, la cifra de decibelios que emite un neumático cuando rueda, lo que influye directamente en el confort interior del vehículo.

3.- La presión correcta

Circular con un neumático con menos presión de la adecuada, desde el punto de vista de la seguridad vial, es muy peligroso.

Con una presión incorrecta, la huella del neumático se modifica, los canales de drenaje se estrechan o cierran, se calienta más, adhiere menos, le cuesta más rodar, lo cual implica un aumento en el consumo del combustible, e incluso aumentan las probabilidades de sufrir una avería en su fisionomía.

Por todo esto, es indispensable circular con la presión recomendada por el fabricante del vehículo, y tener en cuenta que al sumar carga, habrá que aumentar levemente la presión para compensar.

4.- ¿Cuándo cambiar un neumático?

Los neumáticos por supuesto tienen una vida útil que se puede dilucidar siguiendo su huella, comprobando que su dibujo nunca sea inferior a 1,6 mm de profundidad.

Otra forma de atestiguar un cambio, es teniendo en cuenta la cantidad de años que han pasado desde su fabricación, aunque en este punto, depende del uso que se les haya dado.

En algunos casos pueden durar menos que el tiempo preestablecido, a sabiendas del mal uso, del uso excesivo de los mismos, o su exposición a las altas temperaturas, baches, golpes, que hacen de su durabilidad algo no tan perenne.

Como media, un neumático con más de cinco años de antigüedad puede no estar en óptimo estado.

Pasado ese tiempo, debería llevarse a un especialista porque, aunque tenga todavía dibujo, los materiales con los que está fabricado pierden sus propiedades indispensables como elasticidad y resistencia por ejemplo.

5.- Variedad de neumáticos

Por supuesto que no todos los neumáticos son iguales. Hay de verano, de invierno, y para todo el año en general.

Además los hay ecológicos, o de baja resistencia a la rodadura que permiten al coche consumir menos que con otros neumáticos tradicionales.

Los neumáticos de invierno  ofrecen más agarre que los de verano tanto en seco como en mojado, por debajo de los 7 grados. Además y en condiciones de barro, nieve o hielo, son mucho más seguros gracias a los compuestos utilizados y su dibujo.

Los neumáticos ecológicos permiten  ahorrar en el consumo de combustible, pero confieren un menor agarre en situaciones límite.

6.- Los neumáticos ideales

A la hora de cambiar las ruedas hay que prestar atención a una serie de códigos impresos en las mismas, para dar con el repuesto ideal ajustable a cada auto en particular.

Los elementos que se representan en cada uno de los códigos para tener en cuenta, son los siguientes:

  • Anchura, es el ancho del neumático inflado, expresado en milímetros.
  • Altura, corresponde al porcentaje entre la altura del perfil y la anchura del neumático.
  • Llanta refiere al diámetro de la llanta para la que el neumático está diseñado. No se puede montar en otra mayor ni menor.
  • Índice de carga se refiere al peso máximo que un neumático puede soportar, y va asociado a una tabla de equivalencias.
  • Código de velocidad es el valor que asocia a la velocidad máxima que el neumático puede soportar durante un periodo de diez minutos. Éste puede componerse de una letra o una letra y un número, y también va asociado a una tabla de equivalencias.

También hay que prestar especial importancia al año de fabricación de la rueda, para evitar cualquier tipo de contratiempo en este sentido, y poder calcular de manera eficiente el tiempo  de vida útil de la misma.

7.- ¿Qué hay que evitar a la hora de comprar neumáticos?

No se recomienda en ningún caso hacerse de neumáticos de procedencia dudosa, ya que implican todo un riesgo.

Es imprescindible evitar las ofertas de segunda mano o los neumáticos remendados o “recauchutados” ya que éstos implican un riesgo mayor y un peligro inminente de reventarse a alta velocidad, con desprendimiento de la banda de rodadura.

Es aconsejable, siempre, pagar por la calidad, que en definitiva nos hará ahorrar a largo plazo.

Un neumático que no está en buen estado, acarrea problemas a futuro, y el desembolso económico puede ser aún  más notorio que adquirir un neumático en óptimas condiciones.

Recordar que los neumáticos más seguros, son en definitiva los que están pensados para cada modelo y tipo de autos, no otros.

Luego de elegir el mejor neumático para tu auto, no te olvides de contratar un seguro para tu vehículo.

 

Blindaje de autos: todo lo que tenés que saber

¿Cuánto sale? ¿Cuáles son las opciones disponibles? ¿Cuánto demora la colocación y qué requisitos legales hay que cumplir?

El blindaje alcanza a cualquier tipo de vehículo, más allá de qué gama sea. Y hay para todos los gustos. Blindar totalmente el automóvil incluye los vidrios, parantes, puertas, portón trasero en las camionetas (para que en un eventual choque adrede no se abra, se sella con la bajo luneta), guardabarros, asientos del respaldo trasero y neumáticos.

Todo cuesta entre u$s 28.000 y u$s 35.000, dependiendo del modelo y cuán difícil sea para los “blindadores” proteger el vehículo.

El objetivo final es, además de proteger a los pasajeros del vehículo, darle tiempo de escape al chofer, por lo que también se blindan los neumáticos para asegurar un escape veloz. El llamado “sistema anti desbande” consiste en colocar una plancha en la parte interna de la llanta y, ante una explosión del neumático, evita que se salga. Este tipo de blindaje cuesta $ 8.000 por sí solo pero, si se requiere el blindado total del vehículo, está incluido en el rango de precio mencionado.

Una de los más demandados (en lo que va del año ya se instalaron 500 de estos sistemas) es el método “vidrio anti vandálico”. Consiste, básicamente, en sacar el vidrio original y poner dos láminas de polímeros. La finalidad es resistir golpes y evitar que se quite el vidrio haciendo palanca. Cuesta hasta $ 22.000 final.

El interesado en blindar, tiene que gestionar un permiso en el Registro Nacional de Armas (RENAR). Este organismo es el que establece quién puede tener un auto así y quién no. Revisa que no existan antecedentes penales o algún otro problema con la ley”.

¿Cuánto demora el trámite? “No tarda más de 30 días.

En lo que respecta a los niveles de blindaje, hay cinco categorías existentes: desde la 1, que cubre ante armas de calibre 38 o 22, hasta la opción 5, que puede soportar el disparo de un fusil perforante y que es utilizada normalmente por los transportes de caudales”.

Según los expertos, la más adecuada es la categoría 3, porque cubre todas las armas de puño, hasta Mágnum 44, y también escopetas y varios tipos de ametralladoras.

El tema de los neumáticos es un punto crítico. El automovilista tiende a escaparse y por eso es común que le arrojen clavos “miguelito” y todo tipo de objetos para detenerlo. Entonces, tiene que poseer autonomía para emprender la fuga. Eso se logra con una alternativa conocida como “Run Flat”, que consiste en un aro de acero balístico ultraliviano que va instalado dentro de cada goma.

Esto permite recorrer distancias de hasta 80 kilómetros con pinchaduras o pérdidas continuas de aire. El desarrollo asegura maniobrabilidad, aceleración y capacidad de frenado.

En cuanto al tiempo que demora la implementación del blindaje en un automóvil, puede demorar entre 30 y 40 días de trabajo.

El blindaje es una excelente opción de seguridad junto con el contrato de un buen seguro para tu auto.

Los argentinos y el cinturón de seguridad

¿Cómo nos llevamos los argentinos y el cinturón de seguridad? Según el Observatorio Vial de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, tan solo la mitad de los conductores en Argentina utiliza el cinturón al manejar. Tal como señala la organización Luchemos por la Vida, el cinturón de seguridad es el mejor salvavidas en caso de accidente y ha llegado a salvar 1000 vidas por año en Argentina.

¿Cuál es la relación entre los argentinos y el cinturón de seguridad?

50/50

Según el estudio de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, un 50,2% de conductores utiliza el cinturón mientras maneja. Si se consideran los demás lugares del coche, no deja de ser alarmante: sólo el 43,6% de los autos observados circula con todos los ocupantes protegidos por el cinturón de seguridad.

 

Por región geográfica

El Noroeste argentino, con 35,8%, presenta la tasa más baja de uso de cinturón y Cuyo las más elevadas (60,8%).

 

Más mujeres que hombres

Si bien los conductores hombres son por el momento mayoría (8 de cada 10 conductores son hombres), las mujeres tienen un mejor porcentaje en cuanto a prevención vial: el uso del cinturón de seguridad asciende a 60% en el caso de las mujeres, y cuando son ellas las que están al volante, el uso del resto de dispositivos de seguridad del auto asciende a 50%.

Un choque a 50 km/h

Para poder visualizar la importancia efectiva del cinturón de seguridad al producirse un accidente, no está de más reconstruir qué es lo que ocurre cuando un auto impacta a 50 kilómetros por hora. Cuando el vehículo se detiene abruptamente contra un obstáculo, los cuerpos de los ocupantes siguen circulando a la velocidad anterior al impacto pero impulsados por una fuerza equivalente a cuatro veces su peso. Sin el cinturón que los contiene, saltarán a esa velocidad contra el tablero o contra el parabrisas. Como señala el Observatorio, el cinturón divide por nueve el riesgo de muerte en caso de choques frontales, y en caso de colisiones por alcance, el riesgo de morir o sufrir heridas graves se reduce a la mitad.

Por eso, es tal la importancia no sólo de colocarse el cinturón, sino de usarlo de la forma correcta y recordar siempre esta norma de oro: no hay ninguna situación en la que se esté exento de utilizar cinturón de seguridad.

 

Además, es fundamental contratar un seguro de autos que mejor se adapte a tus necesidades.

 

Recomendaciones para evitar el robo de nuestro auto

Cuestiones que debemos tener en cuenta para cuidar el vehículo.

robos

Las  estadísticas indican un aumento del 4,3% de los autos robados en comparación con el 2015, cuando se registró un 59,3% de las actividades delictivas en el Gran Buenos Aires.

 

QBE Seguros recomienda algunas medidas preventivas a tener en cuenta cotidianamente para evitar situaciones como estas:

 

  • Evitar circular en calles poco transitadas.
  • Instalar un sistema de alarma con geolocalizador.
  • Colocar traba volante.
  • Estacionar en zonas iluminadas y de tránsito permanente.
  • Evitar dejar objetos de valor a la vista.
  • No dejar el estéreo dentro de la unidad.
  • Tener siempre en mente un camino alternativo, en caso de presentarse un inconveniente.
  • Evitar circular con poco combustible.
  • Prestar mayor atención a las personas que se acercan en los cruces o cuando se detiene.
  • Si se observa movimientos sospechosos no bajar de la unidad ni estacionar. Continuar hasta un lugar seguro.
  • Si es chocado por otro auto con varios ocupantes a bordo, manténgase muy atento. Esta nueva modalidad delictiva suele accionarse cuando, tras el choque voluntario, el conductor damnificado desciende del vehículo a pedir los datos para implementar la denuncia del siniestro.
  • Asesorarse correctamente al momento de contratar un seguro para contemplar el robo de su automóvil y tener siempre la póliza al día. Para más información, comunicarse a Línea de Contacto Gratuita: 0800-345-0423.