Trucos para que parezca que siempre hay alguien en casa.

Salir de vacaciones o irte a vivir solo, son sucesos que te llenan de optimismo y entusiasmo. Sin embargo, la emoción y la alegría también deberían acompañarse de prudencia.

Los “amigos de lo ajeno” suelen estar muy pendientes del movimiento regular de las viviendas. O, mejor dicho, de la falta de ellos. Para dificultarles la labor de inteligencia y disuadirlos, te damos unos sencillos trucos para que parezca que siempre estás en casa.

 

Si vivís en un departamento alto, dejá las persianas algo abiertas. Las cortinas, por supuesto, siempre deben estar cerradas.

 

Dejar un tender de ropa con algunas prendas a la vista, es perfecto para sembrar dudas sobre si hay o no gente en la casa.

 

Atención a esta estrategia: una grabación de ladridos de perro es muy capaz de detener al ladrón más decidido; lo pensará dos veces antes de intentar entrar a tu hogar. También sirve dejar en play sonido de gente hablando, la radio, tv encendidas, etc.

 

Cuando salgas de tu casa, despídete en voz alta. A lo mejor te vas a sentir un poco raro haciendo esto, sobre todo si vivís solo. No obstante, para quien pudiera estar vigilándote, tu vivienda quedará descartada.

 

La tecnología también ofrece opciones para evitar robos: los temporizadores eléctricos programables para el hogar, capaces de encender y apagar luces a distintos horarios, son ideales para espantar ladrones.

 

Si no estás en casa durante una temporada, nada de comentarios en Facebook, fotos en el aeropuerto esperando tu avión a Tailandia, etc. Si lo hacés, tu vivienda ingresará en el Top Ten de candidatas para ser desvalijadas.

Subía todas las fotografías de tus viajes o de tus paseos en familia cuando estés de regreso; no hay necesidad de avisar que no hay nadie en casa.

Por supuesto, no hay que olvidar que estos son consejos que no pueden sustituir a un verdadero sistema de alarmas. Contratar un buen seguro para tu hogar con nosotros, es otra manera de estar más tranquilo.

 

¿Cuáles son las normas mínimas de seguridad en el hogar cuando hay niños pequeños?

Para estar sano y feliz, el niño debe contar con un buen hogar y con un medio ambiente seguro que le permita experimentar el placer de explorar.

Es un hecho comprobado que ocurren más accidentes en el hogar que fuera de él; es igualmente cierto que en su mayoría pueden ser evitados. ¿Qué hacer, entonces, para evitar riesgos? La mejor forma de prevención consiste en conocer las normas mínimas de seguridad en el hogar:

 

Fijate que todas las superficies pintadas permanezcan en buenas condiciones en especial aquellas que el niño llegue a tocar; te recomendamos llamar a un experto para realizar una prueba de plomo en la pintura.

Atención con el moho: algunos pueden ser muy peligrosos; limpiá las áreas dañadas por pérdidas de agua (goteras, inundación por lluvia u otras causas).

Las piletas en la vivienda deberán estar valladas y sus puertas cerradas, siendo aconsejable proteger su superficie.

Los juguetes seguros no deben tener piezas cortantes, ni ángulos puntiagudos, ni estar fabricados con materiales tóxicos. Su tamaño será lo suficientemente grande para impedir que los introduzcan en la boca y se los traguen.

Es importante evitar que los chicos jueguen en lugares peligrosos: escaleras, ventanas, balcones, así como en proximidades de hoyos, pozos, piletas, etc.

Los enchufes eléctricos y llaves térmicas que estén al alcance del niño deben ser cubiertos. Las luces colocadas en paredes o en el techo deben preferirse a las lámparas portátiles y veladores, cuyos cables pueden enredarse en los juguetes o las patas de las sillas.

Limpiá los pisos a menudo y evitá tener superficies resbaladizas.

Disponé en puertas, ventanas y balcones que den sobre zonas de riesgo algún sistema de bloqueo que impida su abertura a los niños.

No dejes al alcance del niño ningún producto peligroso; prestá especial atención y guardá en algún lugar seguro los medicamentos, productos de limpieza, pinturas, disolventes, adhesivos, productos de perfumería, insecticidas y productos de jardinería, combustibles y bebidas alcohólicas.

No sitúes calentadores a gas en baños ni dormitorios. Usá estufas o braseros con salida al exterior (del tipo tiro balanceado).

Cerrá todas las llaves de paso al finalizar la utilización del gas y siempre por la noche.

Nunca está de más recordar que no debés dejar solos a los niños en casa, ni dormidos ni despiertos ni por un segundo.

Poner en marcha planes de seguridad en el hogar es fundamental para la seguridad de los niños. Ninguna ´precaución está demás cuando se trata de nuestros hijos.

Por eso, te aconsejamos tener la mejor cobertura para tu hogar.

 

Cómo prevenir accidentes con el uso de pirotecnia

Se acercan las fiestas y con ellas, los accidentes causados por el mal uso de estos elementos.

Los cohetes, luces de bengala, estrellitas, cañitas voladoras, buscapiés, rompe portones y bombas de estruendo, entre otros elementos de pirotecnia, son potencialmente peligrosos, sean autorizados o clandestinos, por lo que siempre es aconsejable evitar su utilización.

Los efectos térmicos y cinéticos de la pirotecnia pueden producir incendios, quemaduras y/o mutilaciones, generando secuelas psicológicas y físicas y, en algunas oportunidades, puede poner en riesgo la vida.

Éstas son las recomendaciones principales que brindan los organismos más importantes:

  1. – Los niños nunca deben manipular pirotecnia.
  2. -La venta de artículos pirotécnicos de alto poder a menores de 16 años está prohibida.
  3. -La pirotecnia autorizada debe tener la leyenda “autorizado por el RENAR” o por la DGFM (Dirección General de Fabricaciones Militares).
  4. -Debe manejarse en lugares abiertos, lejos de edificios.
  5. -No guardarla en los bolsillos.
  6. -No arrojarla contra muros, cajas de luz o de gas.
  7. -Debe mantenerse en el piso; nunca en las manos ni dentro de botellas o latas.
  8. -Cuando un producto no explota no debe tocarse aunque la mecha parezca apagada
  9. -Los ojos, brazos y manos son los órganos más afectados por calor, fuego, chispas o explosión. Frecuentes también son las lesiones en los órganos genitales cuando la persona lleva petardos en el bolsillo del pantalón debido al calor corporal.
  10. -El estruendo provoca la muerte de las células sensoriales que se encuentran en los oídos y que no se regeneran.
  11. -Protejer los oídos de los niños colocándoles tapones del tipo que se usan para ir a la pileta. Cuidar a las mascotas, ya que su calidad auditiva es muchísimo más sensible que la nuestra.
  12. -Los petardos poderosos suelen provocar destrucción de algún dedo y los fuegos artificiales quemaduras en la piel. Las explosiones producen mayor destrozo de tejidos y las quemaduras, lesionan la piel. En algunas oportunidades, y según las heridas producidas, hasta puede haber riesgo de vida.
  13. -No dejar los artículos al sol o próximos a fuentes de calor. Recordar que los artefactos de pirotecnia pueden causar incendios, ya fuere en el lugar o a distancia.

En el caso de que se produjera un accidente con pirotecnia hay que tener en cuenta:

  • Si toma fuego la ropa se lo debe sofocar envolviendo al accidentado con una manta o haciéndolo rodar por el suelo. Nunca se debe caminar y menos correr.
  • Lavar la zona lesionada con agua fría o helada, disminuye el edema y calma el dolor.
  • Nunca colocar cremas, pomadas, ungüentos caseros o medicinales.
  • Cubrir la zona afectada con paños limpios, toallas o sábanas.
  • Concurrir al centro médico más cercano.
  • En caso de accidentes con compromiso ocular, no tocar ni realizar ninguna maniobra sobre los ojos.
  • Cubrir el ojo afectado con una gasa y concurrir a un centro oftalmológico lo más rápido posible.

No te olvides de seguir estos consejos, y ¡feliz fin de año!

7 problemas que nos causa nuestro smartphone en la vida diaria

Cada vez nos resulta más complicado encontrar a alguien (o algo) que nos parezca más interesante que nuestro smartphone, es la cruda realidad. Y esto nos trae algunos inconvenientes, en este caso te mencionamos 7:

1.- Genera adicción

Al despertarnos, mientras desayunamos, mientras viajamos en el colectivo, durante una comida y antes de dormir ¿Somos incapaces de vivir sin nuestros smartphones? Parecen haberse convertido en una extensión más de nuestro cuerpo, y no tenerlos con nosotros puede llevarnos a un estado de crisis de nervios.

Para una gran mayoría es una adicción. Grupos de amigos que quedan a cenar y nadie despega la vista del celular, visitar lugares a través de la cámara del teléfono en vez de admirar el paisaje con nuestros ojos, o la imposibilidad de realizar tareas cotidianas.

Somos adictos a nuestros teléfonos no porque dependamos de ellos, sino porque los usamos para evitarnos a nosotros mismos. Pensalo.

2.- Afecta a nuestras relaciones

Partimos de la base de que nos fascina la vida familiar y que estamos encantados y totalmente comprometidos con nuestra pareja. Sin embargo, es evidente que la realidad es distinta. Todas esas cosas maravillosas se mezclan con otras muchas que nos resultan extrañas y frustrantes. Nuestra pareja no es tan comprensiva como nos gustaría, nuestra familia es mucho más conflictiva y problemática de lo que nos parece razonable y justo. El teléfono nos proporciona la excusa perfecta para desentendernos de los aspectos más complicados de los demás.

3.- Nos condiciona a la hora de buscar pareja

 

Las apps de parejas nos hacen creer que es fácil encontrar a “esa” persona. Decenas de “matchs” y cero conversaciones iniciadas. Eso quiere decir algo.

El amor no puede consistir en ubicar en un mapa a esa mítica persona ideal. La compatibilidad entre dos personas es una consecuencia del amor y no puede ser una condición previa. Esta es una realidad que nuestro teléfono no quiere enseñarnos. Él nos promete encontrar a alguien con nuestros mismos gustos y que encima, viva en un radio de unos 16 kilómetros de nuestro barrio. Sin embargo, nuestro móvil no puede ayudarnos con el verdadero desafío del amor: desarrollar la afectividad y la comprensión por la fragilidad humana.

4.- No nos percatamos de los detalles

Nuestros teléfonos nos muestran el mundo de manera fugaz. No obstante, y sin que nos demos cuenta, a menudo nos impiden prestar atención a los pequeños detalles. Cuando bajamos la mirada para ojear nuestra pantalla no nos damos cuenta de que nos estamos perdiendo de, por ejemplo,  el placer de sentirte cansado después de un duro día de trabajo, la emoción de levantarte temprano una mañana de verano para disponer de una hora entera solo para uno, tal vez no vemos un cúmulo de nubes errantes en el cielo, o la timidez de una sonrisa indecisa. Todos esos momentos de tu día están esperando que les prestes un poco de atención.

5.- Nos crea miedo a perdernos algo

Gracias a nuestros teléfonos, estamos constantemente informados de las andanzas de todo el mundo: “Fuimos a tomar algo a un bar que estaba genial”, “se va a casar en una iglesia en medio del campo”, “el mejor after-office de mi vida” etc., etc. Existen tantas cosas que no estamos haciendo, tantísimos eventos a los que no estamos invitados y de los que no somos parte. Nuestras vidas están llenas de miedo a perdernos algo.

Sin embargo, existe una lista bastante diferente de cosas que nos estamos perdiendo por hallarnos inmersos en nuestros teléfonos: conocer a nuestros padres en profundidad, aprender a lidiar con la soledad, disfrutar del reconfortante poder de los árboles y las nubes, charlar con niño de siete años. El verdadero problema no es la sensación que tenemos de estar perdiéndonos algo, sino cuáles son esas cosas que nos estamos perdiendo. Para reflexionar.

6.- Tenemos la necesidad de que nos den “me gusta”

Puede que resulte desesperadamente ingenuo o narcisista admitirlo, pero todos queremos que nos den “me gusta”. Esa emoción fugaz que sentimos cuando recibimos un “like”, es muy común, aunque la mantengamos en secreto: esperamos que nuestros problemas y nuestras alegrías sean comprendidas genuinamente por otras personas.

Nos hace sentir menos solos, pero en cualquier caso, la soledad desarrolla nuestra capacidad de relacionarnos íntimamente con las personas, por si en un futuro se presenta alguna oportunidad. Gracias a la soledad se intensifican las conversaciones que tenemos con nosotros mismos, nos dota de personalidad: no repetimos lo que oímos a los demás, desarrollamos nuestro propio punto de vista.

7.- Las selfies

Es fácil engancharse y sacarse una que otra ‘selfie’ al día y así mantener actualizadas las redes sociales, pero muy pocos se ponen a pensar qué se esconde detrás del impulso incontrolable de autorretratarse.

La mayoría tiene entre 15 y 30 años. Esos son los jóvenes que más buscan proyectar una imagen que sea aceptada por su grupo social, según retrata el sociólogo Juan María González. Para González, los autorretratos contantes reflejan “el permanente ensayo esto-soy-aquí-ahora.

Y un estudio de la Universidad de Bruner, en Reino Unido concluyó que los usuarios obsesionados por compartir imágenes de sí mismos en redes sociales podían padecer algún tipo de complicación mental y que los que compartían mayor número de ‘selfies’ poseían cierto grado de narcisismo.

¿Y si nos desconectamos para con conectarnos con nosotros mismos?

El calentamiento global nos va a quitar el sueño

Dice un estudio, que cuando la temperatura es inusualmente alta, puede provocar alteraciones en el sueño, y la razón por la que cada vez dormimos peor está directamente relacionada con el calentamiento global.

Los cambios en la naturaleza provocados por los gases invernadero están dejando graves consecuencias: más olas de calor, subida del nivel del mar o graves tormentas, que aunque no lo creas, afectan a nuestro estado de salud.

El estudio comenzó en 2015, cuando el sur de California vivió una de las peores olas de calor. Fue cuando el estudiante de la Universidad de San Diego, Nick Obradovich, que tenía serios problemas para dormir, decidió buscar una respuesta a la pregunta: ¿cómo afecta el cambio climático al bienestar humano? Y la encontró.

Tras analizar datos de 765.000 residentes de Estados Unidos entre 2002 y 2011 que respondieron a una encuesta de salud pública, Obradovich y su equipo determinaron que las noches, cada vez más, serán menos tranquilas por el aumento de las temperaturas.

Los investigadores, calcularon que cada aumento de la temperatura nocturna en un grado, produce de promedio tres noches adicionales de sueño intranquilo. A escala de Estados Unidos, en 2050, por cada 100 personas habrá seis noches de insomnio al mes. En 2099, sería más del doble, catorce noches adicionales de intranquilidad, según las estimaciones de los investigadores.

El problema del sueño se incrementará previsiblemente en verano, y afectará principalmente a dos grupos de la población: las personas con pocos ingresos que no pueden pagar un aparato de aire acondicionado, y los mayores de 65 años, que son más susceptibles al estrés por calor.

En realidad, los estudios sobre la materia se basan en suposiciones, ya que todavía resulta difícil determinar cómo la sociedad vivirá dentro de 100 años. Mientras tanto, aprovechemos para dormir muy bien.

 

Cómo prevenir accidentes en la cocina

Después de los accidentes de tráfico, los accidentes en el hogar son la segunda causa de mortalidad, principalmente en los menores de edad y en los adultos mayores; y la cocina es uno de los lugares en donde ocurren con más frecuencia.

Seguí estas recomendaciones, y evitá situaciones riesgosas.

  1. Desenchufá los aparatos cortantes -como multiprocesadoras, batidoras o molinillo de café- antes de sacar o limpiar sus cuchillas.
  2. Mantener los cuchillos afilados lejos de los bordes de la mesada de la cocina.
  3. Utilizar las cuchillas sobre una tabla de cortar, manteniendo los dedos lejos del borde filoso.
  4. Tener a mano paños, agarraderas y guantes para cuando se necesite sacar fuentes del horno, agarrar el mango de una sartén o retirar recipientes del microondas.
  5. No dejar que los mangos de las sartenes sobresalgan de la hornalla, para evitar tropezar con ellos y causar derrames. Antes de mover un recipiente caliente, asegurarse de que el camino esté despejado y de que haya una superficie resistente al calor para colocarlo.
  6. Levantar las tapas de las ollas empezando por la parte más alejada, para que el vapor salga lo más lejos posible. Cuando se vacíe en la pileta una cacerola con agua caliente, verter despacio para reducir el vapor.
  7. Para reducir al mínimo las salpicaduras de aceite hirviendo, secar bien los alimentos antes de freírlos. Cubrir la sartén con un protector contra salpicaduras.
  8. Cuando se cocina a alta temperatura, el humo que despide puede causar molestias inmediatas y enfermedades crónicas. Contiene sustancias irritantes y tóxicas.
  9. Equipar la cocina con una campana extractora que dé al exterior, sobre todo si se cocinan muchos fritos o asados al horno. Si la campana no filtra todo el humo, abrir la ventana de la cocina para diluirlo con aire fresco.

Cuanto más chicos, mayor prevención.

Evitá que los niños abran el horno y cualquier otro artefacto peligroso como el lavavajillas y el lavarropas por ejemplo. Instalá una traba que impida su apertura.

Nunca abras una olla a presión frente a un niño. Antes de hacerlo, es primordial que te asegures de que ésta se haya enfriado y que el vapor se haya ido.

Cuando el horno u hornallas estén fuera de uso, es fundamental que cierres la llave de gas, y que refuerces la prevención con bloqueadores de perillas para niños.

Mantené tijeras, cuchillos, tenedores y todo artículo punzante, fuera del alcance de los más pequeños.

Evitá que los cables de los artefactos eléctricos cuelguen o queden a la vista.

Guardá los artículos de limpieza en altura, y bien etiquetados para evitar confusiones.

Dejá el recipiente de la basura en algún lugar inaccesible. Esto te ayudará a prevenir intoxicaciones y cortes.

Las bolsas de plástico nunca deben estar en algún cajón o lugar accesible para los más chicos, son seguras causas de asfixia.

Para completar la seguridad tanto en la cocina, como en el hogar, de todos los miembros de la familia y dado que los accidentes ocurren a pesar de todo, es indispensable contar con la asistencia de un seguro del hogar al que poder recurrir ante cualquier emergencia aportando tranquilidad y rápidas soluciones a los accidentes más habituales.

Cómo “internet de las cosas” va a mejorar la seguridad

Si no sabés aún qué es  internet de las cosas, solo tenés que mirar a tu alrededor y ya encontrarás algo que no se encienda de manera directa sino que tenga un control a distancia, seguramente a través de internet.

Es un concepto que se refiere a la interconexión digital de los objetos cotidianos con Internet, convirtiéndose así en objetos inteligentes.

Por eso,  Internet de las Cosas puede convertirse en un antes y un después en materia de seguridad: ya sea para mejorar las estrategias de prevención de seguridad vial o para aumentar la seguridad del hogar.

Una de las principales ventajas de que todos los dispositivos del hogar estén conectados a Internet es que podremos manejarlos desde cualquier sitio. Por ejemplo, encender las luces mientras estamos de viaje para ahuyentar a posibles ladrones, encender la calefacción de camino a casa para que el hogar ya esté caliente cuando lleguemos, comprobar qué hay en la heladera al salir de trabajar para pasar por el súper de camino a casa, etc.

Utilizando cámaras de seguridad o sensores (o una combinación de ambos), estos dispositivos pueden avisarnos, por ejemplo, si detectan algún movimiento en el interior de nuestra casa o mostrarnos una retransmisión de vídeo en vivo de cualquier parte de la casa, por ejemplo, para supervisar a un niño, un anciano o una mascota.

Cómo afecta el internet de las cosas a los autos

Imaginá tener un incidente y que en menos de una hora un equipo computarizado pueda analizar a la distancia, a través del acceso a la computadora de tu vehículo lo que ha sucedido. Claramente sería una simplificación de tiempo y, seguramente, un camino más certero para llegar a buenos resultados.

El modo de operar de las aseguradoras entraría en un revolución incansable de cambios pero es muy probable que los resultados sean mucho más cercanos a la perfección y, por lo tanto, más satisfactorios.

Con Internet de las Cosas, o sin él, es necesario contar con un buen seguro para el hogar y tu auto.

11 datos que debes saber para empezar a dormir mejor

Quizá la gente no sea consciente de que, como explica el doctor, la privación de sueño tiene fuertes impactos en la salud, tanto neurocognitiva —en la atención, la memoria, la capacidad productiva— como cardiometabólica —obesidad, diabetes, hipertensión.

Por eso, los especialistas reivindican la necesidad de dormir bien y ofrecen una guía de consejos muy interesantes:

 

1.- A medida que crecemos, nuestro reloj biológico envejece y se adelanta. Por eso los niños necesitan dormir más que los adultos, y estos más que los ancianos, en general.

  1. -Los deportistas necesitan dormir más que el resto. Con falta de sueño aumenta el riesgo de sufrir lesiones, ya que se pierde capacidad de reacción y control de la postura.

3.- La discriminación machista también afecta al ámbito del sueño. Por regla general, las mujeres pierden más horas de sueño con la llegada a casa de un recién nacido. Además, los especialistas señalan que las mujeres tienden a no expresar sus síntomas y a recurrir más a los antidepresivos por trastornos que en realidad están asociados al sueño, no a la depresión.

4.-Una sociedad saludable debe situar el sueño entre sus prioridades. El sueño es como la alimentación, y hasta se muere antes por falta de sueño que de comida. “Durmiendo menos de cinco horas, el índice de mortalidad de las personas aumenta un 12%”.

5.- ¿Es posible recuperar las horas de sueño perdidas? Hay gente que dice que sí. Sin embargo, las cabezadas al volante o algunos despistes derivados de ello pueden ser irreversibles.

  1. -La siesta es recomendable sólo si se hace bien. Según los expertos, no debe exceder los 45 minutos ni debe ser un mecanismo compensatorio a la falta de sueño nocturno. “No vale dormir cuatro horas por la noche y luego echarse una siesta de tres”, recalca la doctora Paula Jiménez.

7.- La falta de sueño está ligada a la obesidad. Cuando alteramos el ritmo de sueño, el cerebro tiende a seleccionar productos hipercalóricos, contribuyendo así al aumento de una de las peores epidemias de la época: el sobrepeso.

8.- Los trastornos de sueño están asociados al desarrollo de procesos tumorales; por ejemplo, se ha descubierto que las enfermeras, que suelen trabajar haciendo turnos, son más propensas a sufrir cáncer de mama.

9.- Ocho horas de sueño fragmentado son menos reparadoras que seis de seguido.Así lo desveló un estudio del Hospital Universitario Johns Hopkins de Baltimore (Maryland, EE.UU.) en el que participaron dos grupos que tenían que seguir un patrón de sueño distinto. El grupo que durmió menos horas, pero ininterrumpidas, dijo sentirse más descansado a lo largo de la investigación.

10.- El horario de invierno en España es el más apropiado para el organismo.Según los cronobiólogos de la Sociedad Española de Sueño, el cuerpo se adapta mejor a las horas de luz que recibe durante el horario otoño-invierno (entre octubre y marzo), cuando España está en la zona UTC +1. No obstante, el presidente de la SES prefiere alejarse de la polémica de los husos horarios y pide directamente “que se hagan los horarios de modo que nos aseguremos al menos siete horas de sueño”.

11.- Los científicos disponen ahora de más información sobre el sueño que nunca. Por desgracia, eso no se traduce todavía a la población, ni a los políticos ni a las instituciones. “No se respeta el derecho al sueño, ni en las áreas de servicio de carretera, que no están habilitadas para el descanso de los conductores, ni en las residencias de ancianos, donde en vez de sacarlos a la luz del día les dan una pastilla, ni en los hospitales, donde te miden la temperatura a las cinco de la mañana lo necesites o no”, denuncia Terán. “El modelo no funciona”, zanja.

Nest, la compañía de domótica adquirida por Google, acaba de presentar su sistema de seguridad integral para el hogar: Nest Secure

Primero empezaron con detectores de humo, después saltaron a los termostatos y ahora están metidos en la seguridad doméstica. Nest se ha convertido en una de las empresas de domótica más exitosas de todo el mundo. Una buena razón para ser adquiridos por Google.

Y hoy quieren cerrar el círculo con un nuevo sistema para proteger nuestro hogar. Nest Secure es todo un sistema de seguridad que hace las veces de alarma. Y nos avisará si alguien entra en nuestra casa mientras no estamos.

La pieza clave del sistema es Nest Guard, una especie de redondel con cable que colocamos en la entrada de casa. Este es el encargado de activar y desactivar las alarmas, además de hacer que todos los dispositivos se hablen entre todos. Además cuenta con un sensor de movimiento, para saber si alguien ha entrado en casa.

Si Nest Guard sirve para saber si alguien ha entrado en el recibidor, Nest Detect asegura el resto de sitios por donde podría entrar un ladrón. Es un sensor que se puede colocar en cualquier puerta o ventana, de tal forma que detecte cuando se abre o se cierra.

En combinación con el Nest Guard puede proteger nuestra casa. Por ejemplo, si el Nest Guard no detecta nada pero un Nest Detect detecta actividad y la alarma no se ha desactivado, accionará la alerta. Esta alerta es una sirena y una notificación a nuestro smartphone. Aunque también podremos contratar a una empresa de seguridad profesional para gestionar estas alertas.

Y Nest no ha pensado en códigos para desactivar la alarma: quiere usar una etiquetas electrónicas llamadas Nest Tags. Sólo tenemos que pasar una de ellas sobre el Nest Guard para desactivar la alarma. También podemos apagarla con un teclado que tiene encima, o a través de la aplicación para móviles de Nest.

Nest planea vender todos estos elementos en un pack. El kit con un Guard, dos Detect y dos Tags costará 499 dólares. Podemos comprar los Detect y las Tags por separado, por 50 y 25 dólares respectivamente.

Nest Secure saldrá en noviembre para Estados Unidos. Mientras tanto, podés estar tranquilo asegurando tu casa con nosotros.

Un dron será el próximo perito del seguro

Los drones ya se utilizan para ayudar a las personas a obtener un vistazo aéreo en ciertas situaciones, como la monitorización de un incendio o el estudio de un volcán.

Entre sus usos figura también uno menos conocido: algunas compañías de seguros emplean un dron para estudiar los casos desde las alturas, como un nuevo tipo de perito tecnológico.

Estos vehículos aéreos no tripulados, junto con las aplicaciones y la inteligencia artificial, aceleran el proceso de inspección para estas empresas. Pueden sobrevolar viviendas y rutas para estudiar casos relacionados con seguros de hogar o pólizas de coches, evitando que los trabajadores de carne y hueso tengan que trepar a un tejado o desplazarse.

Tradicionalmente, este trabajo de análisis in situ se lleva a cabo por un equipo de entre dos y tres personas. De utilizarse un dron, el único profesional necesario cerca del lugar del suceso es un experimentado piloto que lo maneje para tomar imágenes de la zona.

Más allá del sector de las pólizas para autos, un dron también es un instrumento muy útil en manos de aseguradoras de hogar. Es difícil para los inspectores apreciar bien los daños sufridos por una casa tras el paso de un huracán, un tornado o aquellos debidos a un terremoto, si solo pueden observarla desde tierra.

Sin embargo, una aeronave, les proporciona imágenes desde las alturas y diferentes perspectivas de zonas arrasadas por estos y otros fenómenos naturales. Además de ser difícil, por no decir imposible, ver el tejado desde el suelo, el área en concreto puede quedar inaccesible para vehículos y personas, lo que imposibilita la investigación.

Todo parece indicar que es el principio de la lenta desaparición de las personas del proceso. Desde los avisos de los clientes hasta la estimación de costos basada en fotografías, podrían ser tareas de máquinas y aplicaciones. Quizás todos los peritos del futuro tengan alas para acudir volando a inspeccionar tu casa o tu vehículo.

Mientras tanto, asesorate para asegurar tu auto y casa con nosotros.