Transpirar elimina más grasa y otros mitos de la actividad física para desterrar

El saber popular no sólo conserva algunas creencias o mitos, sino que incluso ha desarrollado algunos nuevos, que la gente cree simplemente porque les resultan razonables.

El primero de ellos, es a la creencia de que mientras más se “transpira mejor” porque de este modo se eliminan más grasas. Es más, más de una persona se abriga intencionalmente con la finalidad de transpirar más y no es raro verlos en días de calor y peor aún a pleno sol del mediodía correr en las plazas buscando transpirar lo más posible. Estamos en presencia de un claro mito. El hecho de elevar la temperatura corporal lo único que puede lograr es una desproporcionada pérdida de líquidos y sales corporales. Esta situación puede condicionar taquicardia, disminución de la presión arterial e incluso desmayos. Además se produce una alteración en el equilibrio de las sales del cuerpo, principalmente el sodio y el potasio, cuyo equilibrio corporal es esencial para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. La realidad es que transpirar en nada se relaciona con el metabolismo graso.

Otra creencia popular sobre todo en aquellos que recién inician la actividad física, es suponer que si después de realizarla tenemos dolores corporales entonces ha sido productivo. Respecto a esto quiero aclarar que ningún dolor indica algo bueno. De hecho el dolor es un síntoma de alarma con el que cuenta nuestro organismo para avisarnos que algo está funcionando mal. Una actividad física adecuada no debe producir dolor. Esto no quiere decir que si usted realiza actividad física, sobre todo si recién ha iniciado un programa sistemático de ejercicio, pueda sentir algún tipo de sensación de cansancio o molestia muscular. Creer que el dolor indica que se ha realizado actividad física en forma correcta y productiva es un hecho falso, es un mito.

Otra creencia popular típica, aparte de las recién mencionadas, para aquellos que quieren bajar la panza, es la que dice que sólo con la realización intensa de ejercicios abdominales se puede reducir la grasa abdominal. La verdad es que la realización de abdominales sin duda es un ejercicio de musculación conveniente, pero en lo absoluto es el único mecanismo por el cual vamos a reducir la grasa abdominal. La grasa abdominal forma parte de la composición grasa de todo nuestro organismo y su disminución depende del balance entre el ingreso de calorías y el consumo metabólico diario de nuestro organismo. Dicho de otro modo resulta ser un equilibrio entre la ingesta calórica de la alimentación en relación a la actividad física. Es por ello que un programa de nutrición acompañado de actividad física adecuada disminuye la proporción de grasa corporal total incluyendo claro está la localizada a nivel abdominal.

Pero afirmar que solamente con actividad de ejercicios físicos abdominales se reduce el abdomen claramente no es verdadero.

Otro mito es el convencimiento de que la natación afloja los músculos, que saca fuerzas. Esto es notoriamente falso. El agua ofrece resistencia a la actividad física y produce un consumo de oxígeno constante por lo cual es considerada una actividad física aeróbica. En lo absoluto disminuye la fuerza muscular. Además, tiene una ventaja adicional y es el hecho de que al estar en el agua nuestro metabolismo aumenta en la medida que se requiere aumento del consumo de energía para mantener nuestra temperatura corporal. Es justamente por ello que la actividad en el agua es la elegida para programas de disminución de peso ya que una hora en el agua aunque uno estuviese absolutamente quieto requiere un consumo metabólico de energía mayor que cuando estamos a temperatura ambiente. Es por ello que se incluyen en este tipo de actividad física en programas de reducción de peso y sobre todo en obesidad infantil.

Ahora ya sabés cuáles son algunos de los mitos del ejercicio físico. L o que también tenés que saber, es la importancia de combatir el sedentarismo realizando actividad física aeróbica regular. Así, tu cuerpo y tu mente funcionarán mejor. Ya lo dice el dicho: mente sana, en cuerpo sano.

Google sabe dónde estás y no le importa que tengas la ubicación desactivada

Una investigación, descubrió que la compañía recolecta la posición de las antenas de celulares cercanas sin consentimiento del usuario y podrían ser usadas para triangular sus movimientos.

Google sabe todo acerca tuyo, y no le importa admitir que lo sabe y no piensa cambiarlo. Sabe dónde trabajás, dónde comes, dónde cenás y cuáles son las zonas dónde te movés. No importa si tenés activados o no los servicios de localización, siempre y cuando tengas tu teléfono encima, él sabrá dónde y con quién estás.

Una investigación de Quartz develó la información, y preocupa, claro que preocupa. De acuerdo con este reporte, Google admite la práctica, pero asegura que no guardan los datos que se almacenan en los móviles.

Lo que pasa es así: mientras tengas tu smartphone con sistema operativo Android, Google siempre sabe dónde estás, no importa si tenés desactivados los servicios de localización.

Xataca, la compañía de Coupertino, asegura que estas “localizaciones” dejarán de funcionar este mismo mes”.

Desde 2017, según lo menciona Hipertextual, Google ha estado recogiendo datos de localización de los servidores de Android. El sistema hace uso de la triangulación de antenas de telecomunicación para determinar la posición del móvil.

“En enero de este año comenzamos a utilizar códigos ‘Cell ID’ con el objetivo de mejorar la velocidad de entrega de mensajes. De todas formas, nunca incorporamos este servicio en nuestro sistema de sincronización de red, por lo que los datos se descartaron inmediatamente, y lo actualizamos para que ya no solicite Cell ID.”, dijo Google cuando Quartz le pidió una declaración al respecto.

¿Cuál es el problema? No importa el fin con que Google lo hace, pero supone una violación a los derechos de privacidad de sus usuarios, y el riesgo radica en que un hacker o un experto en ciberseguridad podrían vulnerar este tipo de protecciones y acceder a los datos de localización de millones de personas.

 

Cómo protegerte ante los métodos más usados para robarte la cuenta de Google

Según Google, más de un 15% de los usuarios de Internet han denunciado haber experimentado el robo de sus cuentas de email o de sus redes sociales.

Descubrieron que los hackers usan principalmente tres técnicas, que suponen un riesgo para todos los servicios de cuentas online, y no sólo para los de su empresa.

Te contamos cuáles son:

Phishing

Este térmico informático proviene del vocablo inglés que en español se traduce como “pescar” y se refiere al robo de identidad por parte de los estafadores para obtener datos personales de los usuarios.

El objetivo puede variar desde nombres de usuario y contraseñas, hasta datos bancarios y cuentas de acceso a otros servicios en línea.

Los “pescadores” acceden a la información usando mensajes falsos como “cebo” para sus víctimas, haciéndose pasar por otras personas o entidades a través de email, mensajes o llamadas telefónicas.

Una contraseña no es suficiente para acceder a Google, por eso hackers más sofisticados trataron de recabar datos sensibles que podríamos preguntar para verificar la autenticidad del usuario, como la dirección IP y localización, el número de teléfono o el modelo del dispositivo.

 

Keyloggers

La segunda amenaza son los keyloggers, un tipo de programas que permiten registrar cada tecleo que realizamos en la computadora o todo lo que vemos a través de la pantalla y lo envían a un servidor externo.

Este tipo de estafa digital ocurre con frecuencia en lugares de conexión pública, como cibercafés. Suele formar parte de infecciones mayores a través de malware (programas maliciosos).

Gracias a este programa, los delincuentes pueden robar un gran volumen de información confidencial sin que la víctima se percate de ello.

Los delincuentes informáticos distribuyen estos programas a través de gusanos informáticos y otro tipo de troyanos (virus informáticos).

Una señal sencilla para detectar este tipo de infecciones es cuando al teclear observamos una doble tilde (´´).

 

Brechas de seguridad

La tercera vía que usan los hackers son, según Google, las brechas de seguridad en servicios de terceros. En esos casos, los ciberdelincuentes roban las bases de datos de una empresa.

Y concluyeron que el 7% de las víctimas de este tipo de robo de datos corrían el riesgo de que los ciberdelincuentes ingresaran en su cuenta de Google a través de este sistema.

¿Cómo protegerte?

Los especialistas de seguridad de Google monitorean los intentos sospechosos de accesos a la cuenta desde otros dispositivos o ubicaciones diferentes de las habituales. Cuando eso ocurre, envían un mensaje para “verifiques” si es uno el que intenta acceder. Esto permite la “verificación en dos pasos”, que reforzaría la seguridad.

Otra opción es denunciar las cuentas sospechosas a través de Gmail para prevenir más daños.

También podés usar una herramienta de Chrome; Smart Lock, para gestionar las contraseñas.

Finalmente, y muy recomendable, podés entrar en el sitio web de Google donde dice “Revisión de seguridad” y hacer todos los seteos pertinentes.

10 Cosas insoportables que todos vivimos alguna vez cuando viajamos en avión

¿Quién no ha vivido al menos una, dos, tres, o todas estas situaciones en un vuelo?

Leelas e identificate seguro:

1.-Cuando querés llegar a tu asiento, pero no podés porque la fila está detenida por alguien que intenta meter su enorme bolso de mano en los compartimentos superiores.

2.-Cuando finalmente lográs llegar a tu asiento y ves que hay alguien sentado “accidentalmente” en él y tenés que pedirle amablemente que lo libere.

3.-Cuando hay alguien en el vuelo que no deja de hablar y podés escucharlo a varias filas de distancia.

4.-Cuando alguien sentado en tu fila se saca los zapatos, y tiene un insoportable mal olor en los pies que llega hasta tu nariz.

5.-Cuando la persona sentada detrás tuyo no deja de patear tu asiento.

6.-Cuando tenés que levantarte para ir al baño y te ves obligado a pasar por encima de los otros pasajeros de tu fila porque no tienen intención de levantarse para dejarte pasar.

7.-Cuando tenés que ir al baño, pero justo que la azafata está bloqueando el paso con el carrito.

8.-Cuando te quedas dormido y creés que ya pasaron varias horas, pero te das cuenta de que solo fueron 20 minutos todavía te faltan 5 horas para llegar a tu destino.

9.-Cuando hay un niño/bebé en el avión que no deja de gritar/llorar.

10.- Cuando aterriza el avión y todos se paran al mismo tiempo queriendo salir, y básicamente quedás atrapado y agachado entre el asiento y el compartimento superior.

A pesar de todo esto, viajar sigue valiendo la pena.

 

¿Cuáles son las vacunas recomendadas antes de viajar a algunos países del exterior?

Te damos una guía básica (que no debe reemplazar tu consulta a un médico antes de partir).

La única vacuna considerada obligatoria en determinados países y sujeta a reglamentación internacional es la vacuna de la fiebre amarilla.

Esta vacuna solamente puede ser administrada en los Centros de Vacunación Internacional autorizados por el Ministerio de Sanidad y Consumo y lleva consigo la expedición del Certificado Internacional de Vacunación.

Por regla general, las vacunas no tienen un efecto inmediato en el organismo sino que precisan un tiempo variable para que el sistema inmune del viajero desarrolle los niveles protectores adecuados.

Si a esto añadimos la exigencia de varias dosis de algunas vacunas, para que un viajero emprenda su viaje debidamente protegido es recomendable que se inicie la vacunación como mínimo con 4 a 6 semanas de antelación a la fecha de partida.

En términos generales, se podría afirmar que la vacunación es necesaria siempre que se visite algún país en el que la endemicidad de una enfermedad para la que se dispone de vacuna sea alta o muy alta.

Otra situación que debe hacernos pensar en vacunarnos, es el hecho de que en el país que se propone visitar exista alguna alerta sanitaria activa, para ello es suficiente con informarse en algún Centro de Vacunación Internacional dependiente del Ministerio de Sanidad y Consumo o en las sitios web de la Organización Mundial de la Salud (OMS) o Center for Diseases Control (CDC).

¿Frente a qué enfermedades nos debemos vacunar?
Las vacunas a recomendar al viajero dependen por un lado de las características del propio viajero y por otro lado, de las relativas al viaje.

Dentro de las primeras se deben considerar: edad, sexo, vacunaciones previas, enfermedades previas, estado de salud actual, alergias a las vacunas o a cualquiera de sus componentes, medicación que pueda interferir con la respuesta de la vacuna, embarazo, inmunodeficiencia, profesión.

Y en lo que respecta al viaje, siempre irá en función de la duración del mismo, del país de destino, del tipo de viaje, lógicamente no se recomendarán las mismas vacunas a un viajero “mochilero”, que a uno en viaje organizado con todos los itinerarios establecidos.

¿Cuáles son las vacunas recomendables?

De forma general y para simplificar un poco las cosas dado que la vacunación en el viajero internacional debe ser siempre considerada de forma individual, consideraremos por un lado las vacunas normalmente recomendadas, que se recomiendan en prácticamente todos los destinos excepto: América del Norte, Australia, Nueva Zelanda, Japón y Europa Occidental (salvo excepciones u otras indicaciones).

Dentro de estas vacunas están: la vacunación frente a la hepatitis A, hepatitis B, fiebres tifoideas, Triple Vírica y difteria-tétanos.

Por otro lado, están las vacunas recomendadas dependientes del destino, que son más específicas de las zonas a visitar y entre las que están las vacunas frente a la meningitis meningocócica A+C o A-C-Y-W135, poliomielitis, encefalitis japonesa, encefalitis primavero-estival, fiebre amarilla, cólera y rabia.

Y ya sabés, más vale siempre prevenir, que curar. ¡Buen viaje!

¿Sabías que Mar del Plata es la ciudad más segura ante un eventual ataque de Corea del Norte?

Según el Australian Broadcasting Corporation (ABC News), Mar del Plata sería el punto más lejano de Corea del Norte para protegerse ante un eventual lanzamiento de sus misiles de lanzamiento espacial, porque 19.529 kilómetros son los que separan a esta ciudad del país asiático.

En este escenario, el único continente que estaría en gran medida seguro sería América del sur, y la ciudad más segura sería Mar del Plata”, establece el medio australiano en la infografía digital que armó para difundir estos cálculos.

De igual modo, el mismo estudio aclaró: “Estos misiles solo se han probado con satélites relativamente livianos, por lo que es improbable que llegaran tan lejos con la carga pesada de una ojiva, además tardan días en prepararse para el lanzamiento, lo que les da tiempo a los enemigos para prepararse y posiblemente interrumpirlos, por lo que es altamente improbable que se usen como misiles ofensivos”.

Por otra parte, en una infografía enumera las ciudades y países que serían alcanzados por los misiles norcoreanos: aquellos que tienen un corto alcance, unos 1.000 kilómetros, llegarían a toda Corea del Sur; los de 2.000 kilómetros, 4.500 kilómetros y  8.500, hasta El Estado de Alaska y partes de Australia; y los de 10.000 kilómetros a todo Australia, Los Ángeles y  Nueva Zelanda.

¡A vacacionar a Mar del Plata, entonces! Y si vas en auto, no te olvides de contratar el mejor seguro para tu auto.

 

5 consejos de seguridad a la hora de usar nuestras tarjetas de crédito y débito

Qué hay que tener en cuenta para poder aprovechar las ventajas de las tarjetas de crédito y débito sin exponernos a situaciones de riesgo, te lo contamos acá.

Cuando pagamos con tarjeta, asegurémonos que sea deslizada en nuestra presencia. No la perdamos de vista.

Si recibimos un reemplazo de la tarjeta por vencimiento o deterioro, firmémosla de inmediato y destruyamos la anterior antes de tirarla a la basura.

Cuando recibimos el sobre que contiene la clave personal de nuestra tarjeta, asegurémonos que esté bien cerrado. Si detectamos alguna irregularidad, avisemos a la entidad bancaria.

Verifiquemos con frecuencia que la tarjeta que portamos sea efectivamente la nuestra, en especial si no la utilizamos tan seguido.

Bloqueemos nuestra tarjeta en caso de robo, pérdida o si es retenida por un cajero automático.

Y en especial, cuando utilizamos las tarjetas en cajeros automáticos, hay algunas medidas a tener en cuenta destacadas:
– Mirá bien los alrededores del cajero automático antes de acercarte y no lo uses si ves personas sospechosas alrededor.
– No abras tu billetera mientras estás en la cola del cajero. Tené tu tarjeta lista antes de acercarte al cajero.
– Revisá si hay algún objeto extraño en las aberturas del cajero o en el teclado.
– Evitá ayuda de extraños.
– Siempre esperá hasta que el cajero te indique que su operación ha finalizado.
Medidas de seguridad al usar Internet

– Siempre realizá tus transacciones bancarias en equipos de uso personal, nunca en equipos públicos.
– Nunca ingreses usando un link que aparezca escrito en un correo, aunque el correo provenga de alguien conocido.

– No creas en aquellos mensajes de correo que te sugieren entrar a tu cuenta o dar información. Esto se conoce como ‘phishing’, una práctica ilegal en la que los delincuentes montan páginas web similares a las de la entidad bancaria para allí robar claves.
 

Cómo tomarse un taxi de manera segura

Tomemos los recaudos necesarios a la hora de viajar en este medio de transporte, por ejemplo:

Evitemos tomar taxis en la calle, prioricemos radiotaxis de agencias conocidas.

Evitemos subir a taxis que se encuentran detenidos a la espera en la puerta de los bancos.

Cuando subimos al taxi, asegurémonos de que las trabas de seguridad de las puertas traseras funcionen correctamente, de modo que podamos bajarla para que nadie intente subirse de sorpresa

Mantengamos las puertas trabadas y subamos el vidrio de la ventanilla. Si hace calor y no hay aire acondicionado, dejemos un espacio mínimo para que circule el viento.

En lo posible, indiquémosle al chofer la ruta a seguir para evitar que nos lleve por zonas que no conozcamos.

Chequeemos que la tarjeta de identificación dentro del taxi corresponda en su totalidad a los datos del vehículo y del conductor.

Pidamos siempre el servicio de taxi a domicilio, aunque estemos en la calle.

Pidamos a la operadora que nos dé el número de móvil que nos recogerá.

Cuando el taxi llegue, verifiquemos que el número coincida con el que nos dieron en la empresa y que el vehículo tenga el número en la puerta.

Por ninguna razón tomar un taxi en el que el conductor viaja acompañado.

También hay que fijarse en la pintura, señalización y calcomanías del taxi. Si no identifica los logos, si está en proceso de ser pintado, si la placa está borrosa o no tiene el número del móvil, no lo tome y repórtelo a la empresa de taxis.

Verificar que el taxista tenga la tarjeta de control donde ven los datos del conductor y el valor del recorrido (válido sólo en algunos países).

Si tomamos un taxi en la calle, elijamos los taxis que ya vienen circulando y no los que se arriman o detienen buscando su llamado. Sólo detenga taxis que estén bien identificados: que pertenecen a empresas o radio-taxis, los que poseen el número telefónico bien visible.

Te contamos la historia del airbag

La historia del airbag, como tantos otros componentes del automóvil, es mucho más antigua de lo que se cree: comenzó a desarrollarse en los años 50, parcialmente por la industria aeroespacial, y el primer auto con este dispositivo fue el Oldsmobile Toronado en 1973.

 

El archiconocido airbag es uno de los sistemas de seguridad pasiva más importantes que utilizan hoy todos los automóviles. Su uso ha contribuido a salvar millones de vidas en todo el mundo y a minimizar las lesiones de otros tantos, aunque hubo una época en que su eficacia estuvo en entredicho.

El airbag tiene su origen en la industria aeroespacial, si bien es cierto que los mayores desarrollos se han producido en el sector del automóvil. Tras la Segunda Guerra Mundial, EEUU inició su carrera tecnológica por mejorar la seguridad de los vehículos. John Hetrick, un ingeniero estadounidense, patentó el primer prototipo de airbag en 1952. Ford, General Motors y Chrysler ya estaban en desarrollo de este sistema de seguridad, cuyo principal problema era la velocidad a la que debía desplegarse la bolsa de aire para resultar eficaz.

Entonces, llegó el sensor desarrollado por Allen Breed en 1967, que fue decisivo para la incorporación final del sistema en los vehículos. Ford incluyó los primeros airbags en sus modelos Mercury y Lincoln en 1971, aunque no fue hasta 1973 cuando se comercializaron los primeros coches equipados con este dispositivo de seguridad: el Oldsmobile Toronado. Estos primeros airbags resultaban ineficaces e incluso peligrosos por la fuerza con la que se desplegaban, lo que mantuvo a la industria norteamericana implicada en investigaciones para conseguir un sistema más seguro. Fue entonces cuando, en 1981 y desde Europa, Mercedes lanzó su Clase S ya equipado con unos dispositivos muy similares a los que se siguen utilizando actualmente.

Las últimas evoluciones del airbag

En 1994, llega el airbag de corinilla o lateral. Volvo venía trabajando desde finales de los 60 en esta tecnología y fue uno de los primeros en adoptarla. La marca sueca, además, introdujo el primer ‘airbag’ de cortinilla o lateral en el Volvo 850 de 1994. Esta bolsa protege el tórax y la cabeza de los ocupantes de ambas filas de asientos en un impacto lateral.  En 1996, aparece el airbag de rodilla, ese año, el Kia Sportage que se vendía en EEUU y el Toyota Avensis europeo, ofrecieron los primeros ‘airbags’ de rodilla, que se generalizaron a partir del año 2000 en el resto de fabricantes. Desde 2003, Euro NCAP no otorga las cinco estrellas a un modelo que no lo monte. En 2007 se demostró la eficacia del airbag fuera de la Tierra: cuando nave Pathfinder de la NASA aterriza con éxito en el ‘Planeta Rojo’ gracias a un sistema mixto que usaba grandes ‘airbags’ en su fase final.

En 2008 aparece el primer airbag de espalda. Por su peculiar construcción, el Toyota iQ debía ofrecer un sistema que amortiguara el impacto en la cabeza y las cervicales en caso de alcance. El resultado fue el primer ‘airbag’ de cortinilla posterior. No se ha instalado en ningún otro modelo, pero será un buen aliado para los micro eléctricos. En 2009, Ford presentó el primer ‘airbag’ de cinturón, muy eficaz en caso de colisión frontal para los ocupantes de las plazas traseras, que no disponen de sistemas de retención adicionales. Toyota, Lexus, Mercedes y la propia Ford lo han ofrecido en algunos de sus modelos desde 2012. Ese mismo año, tras un larguísimo desarrollo que se inició en los años 90 de la mano de Ford, en 2012 Volvo fue la primera marca en ofrecer un ‘airbag’ dirigido a reducir las lesiones de los peatones en caso de atropello. El modelo que lo estrenó fue el Volvo V4.

Igualmente, a la hora de sentarse frente al volante, no te olvides de tomar todas las precauciones, y obviamente, tener contratado un seguro para tu auto.

 

 

Cómo prevenir accidentes con el uso de pirotecnia

Se acercan las fiestas y con ellas, los accidentes causados por el mal uso de estos elementos.

Los cohetes, luces de bengala, estrellitas, cañitas voladoras, buscapiés, rompe portones y bombas de estruendo, entre otros elementos de pirotecnia, son potencialmente peligrosos, sean autorizados o clandestinos, por lo que siempre es aconsejable evitar su utilización.

Los efectos térmicos y cinéticos de la pirotecnia pueden producir incendios, quemaduras y/o mutilaciones, generando secuelas psicológicas y físicas y, en algunas oportunidades, puede poner en riesgo la vida.

Éstas son las recomendaciones principales que brindan los organismos más importantes:

  1. – Los niños nunca deben manipular pirotecnia.
  2. -La venta de artículos pirotécnicos de alto poder a menores de 16 años está prohibida.
  3. -La pirotecnia autorizada debe tener la leyenda “autorizado por el RENAR” o por la DGFM (Dirección General de Fabricaciones Militares).
  4. -Debe manejarse en lugares abiertos, lejos de edificios.
  5. -No guardarla en los bolsillos.
  6. -No arrojarla contra muros, cajas de luz o de gas.
  7. -Debe mantenerse en el piso; nunca en las manos ni dentro de botellas o latas.
  8. -Cuando un producto no explota no debe tocarse aunque la mecha parezca apagada
  9. -Los ojos, brazos y manos son los órganos más afectados por calor, fuego, chispas o explosión. Frecuentes también son las lesiones en los órganos genitales cuando la persona lleva petardos en el bolsillo del pantalón debido al calor corporal.
  10. -El estruendo provoca la muerte de las células sensoriales que se encuentran en los oídos y que no se regeneran.
  11. -Protejer los oídos de los niños colocándoles tapones del tipo que se usan para ir a la pileta. Cuidar a las mascotas, ya que su calidad auditiva es muchísimo más sensible que la nuestra.
  12. -Los petardos poderosos suelen provocar destrucción de algún dedo y los fuegos artificiales quemaduras en la piel. Las explosiones producen mayor destrozo de tejidos y las quemaduras, lesionan la piel. En algunas oportunidades, y según las heridas producidas, hasta puede haber riesgo de vida.
  13. -No dejar los artículos al sol o próximos a fuentes de calor. Recordar que los artefactos de pirotecnia pueden causar incendios, ya fuere en el lugar o a distancia.

En el caso de que se produjera un accidente con pirotecnia hay que tener en cuenta:

  • Si toma fuego la ropa se lo debe sofocar envolviendo al accidentado con una manta o haciéndolo rodar por el suelo. Nunca se debe caminar y menos correr.
  • Lavar la zona lesionada con agua fría o helada, disminuye el edema y calma el dolor.
  • Nunca colocar cremas, pomadas, ungüentos caseros o medicinales.
  • Cubrir la zona afectada con paños limpios, toallas o sábanas.
  • Concurrir al centro médico más cercano.
  • En caso de accidentes con compromiso ocular, no tocar ni realizar ninguna maniobra sobre los ojos.
  • Cubrir el ojo afectado con una gasa y concurrir a un centro oftalmológico lo más rápido posible.

No te olvides de seguir estos consejos, y ¡feliz fin de año!